Avellano: Características, cultivo, usos, y mucho más

Comparte este artículo

Entre uno de los árboles frutales que son más conocidos por las personas se destaca el Avellano debido a todas sus características y usos, es por ello que en este artículo se explica todo sobre esta planta.

Es un árbol caracterizado por sus flores y frutos

Avellano

El avellano se conoce como un árbol caracterizado por los beneficios que brinda sus propiedades así como los frutos se pueden aplicar en varias formas dando ventaja en distintas áreas, esto debido a sus características específicas. Presenta una gran altura por lo que genera una sombra adecuada para que las personas puedan descansar en su alrededor.

Su nombre común proviene del fruto que genera la cual es la avellana, sin embargo dispone de un nombre científico que es Corylus avellana; es un árbol procedente de Asia y también de Europa. Como se ha menciona anteriormente se destaca principalmente por su fruto pero también por sus hojas ya que cambian de color y aspecto en cada estación el año.

Esta planta entra en la clase Magnoliopsida y a la familia Betulaceae, según las investigaciones científicas el género que dispone es Corylus, siendo la razón de su nombre.  Las variedades de avellano que se pueden encontrar aumentan las aplicaciones en diferentes áreas, por lo que el cultivo de esta planta ha aumentado con el transcurso del tiempo.

Presenta aproximadamente 10 diferentes especies dentro de esta familia Corylus, por lo que se puede considerar que al cultivar un avellano se puede obtener distintos estilos, que se pueden caracterizar por su tono de coloración y por la forma de sus ramificaciones, ya que estos suelen ser abundantes y adoptan formas únicos.

Si deseas conocer sobre los detalles y características del bioma de la selva, entonces se invita a leer el artículo sobre la Vegetación de la selva.

Características

El avellano dispone de una copa irregular, generando ramificaciones desde la base dando un aspecto único y particular frente a otros tipos de árboles. Presenta un porte pequeño ya que su altura promedio es de 7 metros, sin embargo la sombra que proporciona gracias a todas sus ramas dan un satisfacción a las personas, puede soportar bajas temperaturas sin afectar su desarrollo.

La coloración de su corteza varia a medida de su desarrollo y crecimiento, indicando la madurez del árbol; pasa de un color rojizo a gris siendo un indicio del momento que los frutos van aparecer en esta planta. Las hojas pueden tener un tamaño hasta de 12 cm y generalmente son de color verde amarillento excepto cuando están en épocas de otoño a invierno.

Otra de las características que se destaca es que antes de las hojas aparecen flores las cuales son conocidas como “Monoicas”, cuando se hace referencia de su fruto se habla de un aquenio de una coloración ladrillo o canela; dispone de una cascara que se encarga de envolver una semilla la cual es la avellana que se encuentra madura hasta después de 8 meses que aparece la cáscara.

Uso

El avellano es caracterizado por su amplia gama de usos y aplicaciones que se pueden hacer, ya que aparte de obtener los frutos es generalmente empleado para decoración de los jardines, debido a su aspecto y colores que adquiere en diferentes estaciones del año. Así también como disponen de muchas ramificaciones adoptan un aspecto característico y único dando una esencia como visión especial en los jardines.

El fruto de la avellana contienen una gran cantidad de aceite por lo que se aplican para tratamientos de cabellos, otros de sus usos es para la preparación de turrones, horchatas, hasta incluso se puede comer con pan rallado. Así mismo se utiliza como ingrediente de diversos cosméticos para la piel por sus propiedades específicas.

En el caso de la madera se puede utilizar para la preparación de diversas del combustible, para el carbón vegetal, entre otros. El palo del avellano es generalmente empleado para la cestería y tonelería, siendo estos motivos comerciales que utilizan este árbol donde las personas aprovechan cada uno de los beneficios y ventajas de sus características.

Si deseas aprender sobre las diversas clasificación de la vegetación, junto a sus características y su comportamiento, entonces se recomienda ver el artículo sobre Tipos de plantas.

Cultivo

Para aprovechar de todas las ventajas que ofrece este árbol es importante que se cumpla con una serie de cuidados del avellano para garantizar un desarrollo y pueda proporcionar los frutos y flores. Es por lo que a continuación se muestra algunas condiciones o aspectos que se deben tener para cultivarlo de la forma adecuada:

Ubicación

La localización o ubicación en la cultivación del avellano es fundamental para asegurar un crecimiento óptimo y adecuado del árbol. Es fundamental seleccionar un lugar correcto ya que dispone de unas ciertas condiciones obligatorias para su desarrollo y la maduración de los frutos como el de las flores.

Primero debe ser una zona que presente el espacio suficiente para dar libertad en su crecimiento, es decir, no debe haber nada que sea un obstáculo durante su desarrollo así mismo la tierra debe ser fértil y disponga de las entradas adecuadas para que obtenga los nutrientes de la tierra y del agua.

Sustrato

Se conoce que a la hora de cultivar un árbol este tiene la necesidad de emplear un sustrato, el cual se puede aplicar cualquier tipo para el avellano. Se requiere que el terreno donde se va a proceder el cultivo no se encuentre suelto sino que este comprimido, esto se debe a que el peso del árbol no se puede mantener en una zona frágil.

Las raíces se encarga de soportar el peso del árbol ya que viene siendo la base, por lo que al estar en un terreo comprimido permite que las raíces se acomoden de tal manera que soporte su peso cuando el árbol ya este maduro. Como el sustrato está compuesto en materia orgánica favorece el crecimiento del avellano y le proporciona todo el nutriente requerido.

Abono

Para el árbol avellano se requiere de un abonado específico ya que se debe fomentar su crecimiento y necesita  establecer el enraizamiento adecuado para el desarrollo de la planta. Por esto se recomienda aplicar el abono en el terreno semanas antes de sembrar la semilla del árbol. Se puede emplear fertilizantes específicos para aumentar nutrientes en el terreno o un abono orgánico que presenta propiedades que mejoran su maduración.

Drenaje

El árbol requiere de agua pero no de un exceso, debido a esto se debe establecer un drenaje que se encargue de permitir el acceso del agua requerido; esto se debe elaborar antes de plantar la semilla por lo que se tiene que asegurar que el terreno presente las características adecuadas para drenar el agua de la lluvia y no ahogue a la planta.

Poda

La poda del avellano es recomendada para favorecer o incrementar la floración del árbol, a su vez fomenta a la generación de frutos, debido a esto se recomienda podar por lo menos dos veces al año, con esto se puede garantizar el equilibrio en la maduración de las hojas, de las flores  y de los frutos.

Este procedimiento se realiza generalmente en los primeros años del árbol para obtener una buena formación de la planta, a su vez esto certifica un equilibrio en el tronco. Del mismo modo se emplea para mantenimiento de la planta por lo que se encarga de eliminarlos sectores que se encuentran en un mal estado.

Riego

El riego característica para este tipo de árbol debe ser realizado correctamente ya que el avellano no puede tener exceso de agua y tampoco puede estar en un terreno muy húmedo. Esta condición amerita a que se establezca un sistema de riego en el cual se ejecute en cada período de tiempo; se tiene determinado que con cuatro días de riego se da lo necesario o lo que requiere el árbol.

Para saber cuándo se debe realizar el riego correspondiente se debe hacer una evaluación al terreno, si este se encuentra seco es cuando se debe proceder con el procedimiento de regado a la planta, sin embargo si presenta humedad no se puede agregar el agua, ya que esto sería un exceso para las raíces del árbol afectado su desarrollo y maduración.

(Visited 246 times, 1 visits today)

Deja un comentario