Chrysalidocarpus lutescens: Cultivo, cuidados y más

La chrysalidocarpus lutescens, areca o reina de las palmas, es una de las plantas ornamentales más útiles y conocidas en la jardinería. Conozcamos acerca de su mantenimiento y reproducción.

chrysalidocarpus-lutescens 1
Llamada también reina de las palmas

Su nombre científico: Chrysalidocarpus lutescens

Por ser conocida en muchos lugares del mundo, la chrysalidocarpus lutescens cuenta con muchos nombres o acepciones: Areca, Palma de frutos de oro, Palmera amarilla, Palmera bambú, Reina de las palmas, etc.

Esta planta, originaria de Madagascar, perenne y tropical, forma parte de la familia Arecaceae. En estado natural, especialmente en su país de origen, es un arbusto que puede medir hasta 6 metros de altura.

Sin embargo, en el mayor de sus usos, es decir, en el diseño de interiores, se puede encontrar en ejemplares de hasta veinte centímetros. También, como excelentes elementos decorativos que van desde metro y medio hasta 3 metros.

En palabras de un jardinero o de un decorador: la chrysalidocarpus lutescens es espectacular para decorar y envolver nuestra casa de verde. Se trata de una planta muy elegante. Todos sus nombres son: Areca, Palma de frutos de oro, Palmera amarilla, Palmera bambú, Reina de las palmas.

Características de la chrysalidocarpus lutescens o Areca

Le podemos describir en sus partes: las hojas, las flores y los frutos. Las hojas son verde claro brillante o amarillo, compuestas, grandes y con cierta forma de arco; desplegadas desde unos tallos muy finos y redondeados que crecen desde el suelo.

Las hojas se dividen en veinte y cincuenta pares de folíolos (partes de una hoja compuesta). Estos se desarrollan en ambos lados, de manera alargada y estrecha, para terminar en punta: mientras mas adulta es la hoja, mayor número de folíolos tiene.

Las flores son blancas (cuando se cultiva en interiores no florece) y los frutos amarillos, los cuales se vuelven de color negro cuando maduran. Es conocida como palmera bambú, porque su aspecto vaporoso la asemeja al bambú.

Se puede cultivar en exterior o como planta de interior, es una planta que se adapta muy rapidamente, algunos ejemplares se han adaptado a pleno sol e incluso a bajas temperaturas, pero como planta tropical prefiere temperaturas cálidas y ubicaciones de semisombra si la cultivamos en exterior.

chrysalidocarpus-lutescens 2

Cultivo de la reina de las palmas

Para cultivarla, es necesario utilizar un substrato de buena calidad que cuente con un excelente drenaje, es decir, fertilizante para plantas verdes. Los conocedores de la materia recomiendan utilizar tierra esponjosa, rica en concentración y fértil.

Esta palmera purifica el aire y a través de sus hojas se produce su transpiración, es necesario seguir los consejos para evitar que pierda nutrientes. En resumen: abono líquido cada quince días en primavera y verano. También puede ser abono sólido una vez al mes. Si ha llegado hasta aquí es porque puede interesarle también los tipos de abono.

¿Cómo podemos cuidar a la palmera bambú?

La Chrysalidocarpus sólo requiere de nuestra atención en dos aspectos imprescindibles para su cuidado: la luz y la humedad. Es de lo único que debe estar pendiente quien ha decidido tener esta hermosa planta que posee ese verde tan intenso y esas hermosas hojas verticales.

La luz

Esta planta, cultivada en interior es preferible colocarla en instalaciones luminosas pero sin sol directo. Por ser del tipo tropical, requiere de una fuente de luz permanente para poder crecer, si no la tiene se debilita de forma rápida.

Aunque puede vivir a pleno sol en el jardín, es mejor para ella si está a media sombra, lo mejor es evitar que el sol le pegue directamente; si estará en un ambiente cerrado, lo mejor es ubicarla cerca de una ventana o en una habitación muy iluminada. Recuerda que necesita iluminación pero no luz directa. Si el sol incide directamente sobre el Chrysalidocarpus sus hojas se quemarán.

El Riego

Esta palma necesita que se le riegue de manera moderada, no es recomendable excederse, haciendo charcos o depósitos agua en el matero. En el momento en el que la tierra esté seca, hay que regarla para mantenerla siempre húmeda y evitar que pase sed, puede que una vez por semana sea la frecuencia indicada, pues se debe mantener el sustrato ligeramente húmedo.

La Chrysalidocarpus suda a través de las hojas razón por la cual pierde mucha agua. Se sugiere, por lo menos tres veces por semana (aunque la frecuencia dependerá de la época del año) humedecer las hojas con un pulverizador. Existen otras opciones como por ejemplo, colocar bolas de arcilla en el plato de la maceta para cuando se evapore el agua.

La Temperatura

La palmera amarilla está a gusto en temperaturas cálidas que no bajen de los 15º lo que quiere decir que la temperatura ideal para ellas está entre los 18 y 25º. En otras palabras, esta planta es apropiada para los climas comprendidos entre el subtropical y tropical. Sin embargo, puede resistir ciertas heladas (-2ºC) si se encuentra en el exterior.

Reproducción

Se reproduce por semillas cultivadas o por división de la mata, es decir, tomando una parte de lo que conocemos como planta madre. Se pueden tomar los “hijos” y sembrarlos en otros recipientes individuales.

chrysalidocarpus-lutescens 3

Algunos consejos generales si quieres una Chrysalidocarpus

  • No trasplantes tu palmera si acabas de comprarla, espera por lo menos dos o tres meses antes de cambiarla de maceta, es necesario que se adapte al nuevo ambiente.
  • Cuida el motivo por el cual hará el trasplante: sólo si es estrictamente necesario, estas plantas se afectan mucho con los cambios frecuentes.
  • A la reina de las palmeras no le gustan los ambientes cargados, prefiere siempre espacios aireados. Es necesario que pueda ventilar el espacio donde se encuentra para que note el cambio de aire, sin que se convierta en entrada de corriente porque no le favorecen.
  • La Chrysalidocarpus no es tóxica para gatos o perros, asi que no hay problema con sus mascotas.
  • Se trata de una planta muy saludable que mantendrá el ambiente puro.
  • Si las puntas de las hojas se obscurecen es porque ha habido exceso de riego, puede solucionarlo cortando la punta (una parte pequeña) de la hoja, manteniéndola húmeda pero no ahogada.
  • En caso que las hojas cambien a un color amarillo quemado puede que esté siendo atacada por insectos. Es necesario que revise su planta y elimine cualquier indeseable y sus restos. Existen otras formas de combatir las palagas, conozca las plantas repelentes de insectos para proteger el jardín

(Visited 14 times, 1 visits today)

Deja un comentario