Poda de la ficus benjamina: Una planta ornamental bella

Comparte este artículo

Existen diversos árboles ornamentales que le aportan estilo a parques, jardines entre otros. Sin embargo, son de muy rápido crecimiento, es por ello que hoy hablaremos sobre la poda ficus benjamina y los plazos correspondientes en que se debe realizar.

Aprende a podar un ficus benjamina

Poda ficus benjamina

Los árboles ornamentales Ficus se dan en zonas cálidas alrededor del mundo y tienen un rápido crecimiento. Actualmente es uno de los árboles ornamentales más preferidos, por lo que son cada vez más las personas que quieren adquirir algún ejemplar.

El nombre científico de esta especie es Ficus Benjamina aunque también es muy conocido como Ficus matapalo, árbol benjamín, boj o laurel de la india, entre otros. Es una especie que pertenece a la familia Moraceae y su origen se remonta en el sur y sureste de Asia y al sur y norte de Australia.

Por ser plantas de gran tamaño, es necesario tener la información pertinente sobre la  poda ficus benjamina, ya que es algo que se debe realizar cada año, procurando que su copa se vuelva cada vez más compacta.

¿Cuándo se debe realizar la poda ficus benjamina?

Los árboles Ficus crecen por temporadas, especialmente en primavera y verano. Para podarlos es recomendable que se realice a finales de invierno, para así evitar que se pueda perder demasiada savia, es por ello que en el invierno se deben podar justo antes de que reanude su crecimiento. En caso de vivir en una zona donde no se produzca el invierno, lo mejor es realizar la poda ficus benjamina en otoño.

Es posible realizar la poda un poco antes o después de la primavera, ya que como son árboles tropicales, su crecimiento se reanuda un poco después del de los árboles que se desarrollan en climas templados. Para los casos en que el árbol ornamental posee ramas verdes que aún no se han lignificado, pero que su crecimiento es excesivo, se pueden recortar en cualquier momento del año.

¿Cómo se poda un ficus benjamina?

Si eres nuevo en esto de los árboles ornamentales sólo debes tener presente que para podar un ficus benjamina, las sierras de manos se deben utilizar para aquellas ramas que tienen más de 1 centímetro de grosor, mientras que las ramas más delgadas deben ser cortadas con unas tijeras de podar Bypass. Los pasos para realizar la poda ficus benjamina son los siguientes:

  1. Visualiza el árbol artesanal desde diferentes ángulos, de este modo podrás saber cuáles son las ramas que debes recortar y cuáles quitar para otorgarle un aspecto natural al ficus.
  2. Las ramas deben ser cortadas con una inclinación ligera hacia abajo, antes de un nudo. Para identificar el nudo debes visualizar una protuberancia por la que una rama se une al tallo del árbol. Es necesario que dejes al menos un nudo en cada rama si deseas mantenerla.
  3. En caso de que quieras cortar la rama por completo, debes realizar el corte lo más cerca del tronco o de la rama principal en donde se encuentra, tratando de que el corte sea de forma oblicuo y no recto.
  4. Quita todas las ramas secas y enfermas para que el árbol tenga un aspecto más juvenil.
Un árbol ornamental ficus benjamina

Aspectos que se deben tener en cuenta

Al momento de realizar la poda ficus benjamina se deben tener en cuenta diversos aspectos, para realizarlo de forma correcta y no dañar nuestro bello árbol ornamental.

El ficus benjamina es una de las especies más utilizadas para adornar espacios en el interior de un hogar, ya que las hojas de esta especie de Ficus son más pequeñas que en el resto de estos árboles. Aunque su crecimiento es menor, comparado con otros ficus, puede alcanzar fácilmente una altura de aproximadamente 15 metros de altura.

Es por ello que si deseas utilizarlo como decoración de interiores o lo vas a plantar en un jardín pequeño, debes podarlo continuamente para que no alcance su máxima altura.

De esta forma puedes mantenerlo con la forma de arbusto o un arbolito pequeño, ya que es fácil llevar a cabo su cultivo en una maceta, incluso puede ser trabajado de la misma forma que los reconocidos bonsái.

Una vez que tenemos toda esta información es necesario evitar realizar podas radicales o drásticas, ya que basta con podar el árbol una o dos veces al año, según como sea su ritmo de crecimiento y solo se requiere cortar alrededor de 2 o 5 centímetros cada rama, ya sea al inicio de la temporada de primavera o al finalizar.

Para las ramas más gruesas debes utilizar unas tijeras especiales para podar, mientras que para el caso de las ramas pequeñas y delgadas pueden ser cortadas con una tijeras pequeñas de manualidades o unas tijeras de costura, en cualquier caso, deben ser desinfectadas antes de llevar a cabo la poda ficus benjamina.

En cuanto a las raíces del ficus benjamina, se puede decir que no es una de las especies más agresivas ante las estructuras de edificios, piscinas, entre otros, en comparación a otros Ficus, aunque siempre se debe tener en cuenta el lugar donde se plantan, ya que al fin y al cabo se trata de un árbol.

Al momento en que este árbol es ingresado a un hogar, puede que expulse gran parte de su follaje y no debemos preocuparnos por ello, ya que es parte de su renovación, puesto que estos árboles son cultivados en invernaderos y la luminosidad y humedad son elevadas, por lo que sus ramificaciones están acostumbradas a ello, de modo que al llegar a un hogar optan por adaptarse y renovar sus hojas para que absorban la luminosidad sean adaptadas a las nuevas condiciones de luz y humedad.

Como hemos visto, no tiene mucha complejidad podar este tipo de árbol ornamental, por esta misma razón es que es una de las especies más utilizadas por muchas personas para adornar sus hogares o jardines, ya que no requieren de un cuidado excesivo más allá de estar pendiente de su tamaño y retirar entre 5 centímetros en cada poda. También te puede interesar: Miosotis

(Visited 28 times, 1 visits today)

Deja un comentario