Perdiz Roja: Descripción, taxonomía, comportamiento

Comparte este artículo

Deléitese con la belleza de la Perdiz Roja, una preciosa ave de Francia y la península ibérica, que le encantan los vegetales y todas las frutas. En este artículo hablaremos de esta encantadora ave de muy bonita especie.

Perdiz roja

La perdiz roja (Alectoris rufa) es un ave con forma de pollo de la familia Ph originaria del suroeste de Europa. Se extiende a ambos lados de Francia, la Península Ibérica y el noroeste de Italia, así como Córcega y las Islas Baleares, se ha naturalizado en el sur de Inglaterra y se ha introducido como especie de caza; en el sudeste de Europa, fue reemplazado por un pariente muy similar, la perdiz griego (Alectoris graeca), en la perdiz norte de su rango, coincide con la perdiz gris (Perdix perdix).

Las perdiz de patas rojas son principalmente aves terrestres y sedentarias, que forman bandadas fuera de la temporada de reproducción, se reproduce en llanuras abiertas y tierras bajas en climas áridos, como anidando en tierras agrícolas secas y áreas abiertas rocosas. Por lo general, se alimenta de semillas y otras plantas, pero especialmente de los insectos, los cuales son un suplemento proteico esencial; su declaración es de tres sílabas (ka-chu-chu).

Descripción

La longitud de la perdiz roja está entre 34 y 38 cm4, y el peso está entre 400 y 480 gramos, se caracteriza por un cuello fuerte, una cola corta y un pico ligeramente curvado, fuerte y rojo, con unos círculos en los ojos.

Sus ojos están inclinados hacia atrás y tienen un color marrón claro. Las plumas de su parte superior son principalmente marrones, con cierta tonalidad rojiza en el manto, la nuca tiene un tono burdeos muy elevado con una corona castaña gris, el resto de la cabeza es blanca, rodeada de listas negras, pasando por los ojos desde la parte inferior del billete, inclinándose detrás de él.

El pecho y la parte superior del abdomen son de color gris grisáceo con marrón, la parte inferior del abdomen y la parte inferior de la cola son de color rojo pardusco, en la zona de flanqueo tiene un tono gris claro y se interrumpe por una serie de franjas horizontales en las que aparecen alternativamente blancos, rojos y marrones, rodeados de sutiles bordes negros.

Tiene venas negras en la parte superior del pecho, el color es más fuerte, el macho es más brillante y ancho. En sus patas rojas, hay otra característica del dimorfismo sexual, porque los machos tienen productos córneos en la espalda llamados espolones óseos (mayores de 8,6 mm).

En cambio, las hembras carecen de este elemento o son más pequeñas (menos de 8,4 mm). En ambos casos, la huella de la es muy distintiva, porque el dedo medio delantero es casi el doble de largo que los dos lados, y están separados en un ángulo muy similar, mientras que los dedos de atrás están en la misma posición; la línea es más corta que la línea del frente central.

Las longitudes de las alas de hombres y mujeres también son diferentes, los machos miden más de 15,8 cm y las hembras menos de 15,4 cm, los juveniles son de color marrón grisáceo sin rayas en los lados y pueden convertirse en machos cuando tienen tres meses de edad.

Edad

Se pueden identificar por tres tipos de edad:

Periodo joven: plumas marrones en la parte superior, parte inferior color piedra, sin rayas en el lateral.  Sin borde negro, pico marrón, patas rojo pálido.

Otoño 1°año / Primavera 2°año: plumas adultas, pero los dos colores primarios más externos permanecen sin cambios, con una mancha blanca en la punta: en el período juvenil, las manchas blancas en los colores primarios externos pueden ser pequeñas, hay que comprobar la diferencia de tonalidad entre plumas juveniles reservadas, más claras y más viejas y plumas mudadas.

Adultos: tienen todas las plumas de las alas de la misma generación, las dos basales más externas tienen puntas redondeadas y no tienen manchas blancas.

Muda

La muda después del matrimonio se completa y generalmente termina entre octubre y noviembre. La muda de las larvas es parcial, incluidas todas las plumas del ave, excepto las dos plumas de la base más externas, que suele terminar entre agosto y principios de noviembre.

Taxonomía

La perdiz roja se clasifica como Alectoris junto con otras partes de Asia, el sur de Europa y el norte de África. Alectoris pertenece a la familia Phasianidae, como pollo, gallo, pavo, codorniz, entre otras. Los fasiánidos se clasifican secuencialmente como Galliformes, así como otras cuatro familias de aves terrestres.

Megapodiidae (talégalos), Cracidae (chachalacas y pavo americano), Nuimididae (pintadas) y Odontophoridae (colines y corcovados) Phasianidae, (perdis), esta sería la perdiz roja que se encuentra en la subfamilia perdicinae.

La perdiz roja fue descrita científicamente por Carlos Linneo en la décima edición de su libro Systema naturae en 1758. Sus dos nombres de término son Tetrao rufus, que significa “urogallo rojo”, posteriormente fue transferido al género Alectoris, que fue creado en 1829 por el naturalista alemán Johann Jakob Kaup, el nombre del género Alectoris es “gallina” en griego, y rufa significa “rojo” en latín.

Conoce las tres subespecies de la perdiz roja:

  • A. Río Hispanica (Seoane, 1894) -ubicado en el norte y oeste de la Península Ibérica.
  • A. Río Intercedens (Brehm, 1857) -Ocupa el sur y este de la Península Ibérica y las Islas Baleares.
  • A. Río Rufa (Linneo, 1758) -Además de Córcega y Elba, también se extiende a ambos lados del sur de Francia y el noroeste de Italia.

Sus parientes cercanos son miembros del género que vive en el sur de Europa y otras partes de Asia: la perdiz griega, la perdiz grande, la perdiz aulaga y la perdiz Chukar.

Alimentación

La perdiz roja es una especie que se alimenta principalmente de vegetales, entre ellos, principalmente granos, hojas, pastos y frutos silvestres de cultivo humano, aunque se alimenta de insectos y otros pequeños invertebrados; por otro lado, debido a la necesidad diaria de beber agua, la perdiz roja se suele encontrar regularmente cerca de fuentes de agua, estanques y arroyos.

Reproducción

El proceso de reproducción de la perdiz roja comienza en enero y febrero, cuando los machos polígamos comienzan a cortejar a las hembras. En esta época del año, hay muchas luchas feroces entre los machos que  buscan poseer hembras.

El apareamiento comienza en marzo o abril. Una vez fertilizada la primera hembra, el macho la dejará para buscar una nueva pareja, una vez fertilizadas, las hembras comienzan a buscar refugio bajo tierra, generalmente depresiones ocultas, setos, zanjas, raíces de árboles, arbustos, entre otros, y luego ponen huevos en estos lugares.

Por lo general, la nidada consta de doce a dieciocho huevos, si se considera el tamaño común de la perdiz roja femenina, el tamaño del huevo puede considerarse más grande. La forma del huevo es ovalada, redonda en ambas puntas, con un fondo amarillo claro, salpicado de pequeñas manchas de color marrón oscuro.

El hecho de que estos huevos tengan una consistencia notable puede estar relacionado con la protección insuficiente que brindan los nidos rugosos donde nacieron.

La eclosión de los huevos de la perdiz roja la realizan las hembras,  y dura unos 23 días, tras los cuales nacen los polluelos. Dejaron el nido de su madre poco después de dejar los huevos, aunque bajo la cuidadosa supervisión de su madre, aún pueden encontrar comida por su cuenta.

En menos de un mes, estas pequeñas bolas pueden empezar a correr y volar, y pueden realizar muchas actividades perfectamente, a diferencia de los ejemplares adultos, los polluelos de la perdiz roja se alimentan principalmente de larvas de insectos, moluscos de agua dulce, tierra y granos pequeños, que pueden aplastarse con el pico; a medida que crecen y se desarrollan, la perdiz roja se vuelve cada vez más carnívoro.

Mitos y leyendas

Por supuesto, has escuchado a hombres sabios describir a la perdiz roja y enfatizar las historias y mitos que no siempre son correctos. Te ponemos algunos a continuación y te contamos por qué:

La perdiz es monógama

Tradicionalmente, se cree generalmente que la perdiz roja es monógama, lo que significa que es “fiel” durante la temporada de cría. En cada época de reproducción, el comportamiento del macho parece estar determinado por la “estrategia reproductiva de la hembra”, en los años buenos de la perdiz roja, con abundante comida, agua y refugio, las hembras tienden a hacer una segunda nidada, y aproximadamente el 50% de los machos eclosionan.

Por el contrario, en los años malos, los machos intentan aparearse con otras hembras porque no hay una segunda puesta, por lo que los  machos no siempre son monógamos. Esto nos lleva a la conclusión de que hay más “infidelidad” de lo que se pensaba anteriormente, lo que científicamente se conoce como “paternidad extra de pareja”.

Las perdices pueden vivir varios años fácilmente

Tanto los depredadores naturales como los cazadores están sometidos a una alta presión, por lo que la “esperanza de vida” de las aves se reduce considerablemente, aunque el promedio de vida de cada perdiz varía mucho según el área protegida en la que se encuentren. En un área protegida bien gestionada y casi sin caza, más del 50% de la población que tenemos al inicio de la temporada puede llegar a la próxima temporada de cría, por lo que la vida útil de la perdiz generalmente no supera el año.

Por supuesto, tendremos un cierto porcentaje de esperanza de vida parcial de más de un año, incluso para algunos machos y hembras que han vivido en el campo durante varios años; cada cazador espera tener la oportunidad de lanzar  la lanza en algún momento.

Las perdices tienen mucha querencia y no se mueven mucho salvo cuando buscan pareja

En los últimos años, hemos estado investigando el área (territorio ocupado por la cordillera) denominada cordillera como objeto de investigación, y varía mucho según el terreno en el que nos encontremos y la presión sobre depredadores. En todos los casos hay caza, los estudios han demostrado que el valor medio es de 25 a 30 hectáreas, mientras que en otros países estos valores superan las 50 hectáreas.

Las perdices prefieren el mosaico y lindero

Como todos sabemos, ocupan paisajes muy diferentes durante la mayor parte del año, y utiliza con destreza las zonas que les proporcionan alimento, agua y refugio, sin embargo, prefiere las zonas de plantación abiertas, principalmente cereales de invierno, rechazando bosques o zonas de matorrales muy cerradas.

También le gusta vivir en viñedos, olivos y árboles frutales, es en efecto una especie de pájaro “mosaico”, su área combina pequeños parches de arbustos en áreas abiertas, cultivos forestales de crecimiento lento (olivos, viñedos y árboles frutales), pastos y los “tonos ecológicos” habituales (límites, orillas, entre otros.).

Las perdices rojas son “malos padres” en comparación con otras aves de caza

En comparación con otras especies hermanas (como la perdiz gris), incluso en reservas bien gestionadas, el número de perdigones y pollos recolectados suele ser mucho menor. En países donde conviven las dos especies, Francia y Reino Unido, la reserva de caza siempre habla de lo débil que es la bola roja en comparación con la pequeña.

Aunque el rojo se considera a priori como “malos padres” porque la perdiz roja tiene menos descendencia que otras especies relacionadas, cada especie tiene su propia estrategia de reproducción y, lo que al ser humano le puede parecer de una manera, puede que tal vez no sea así, en cierto modo.

Los bandos de machos “solteros” hacen daño al resto de las perdices

Es bien sabido en algunas partes de España que las bandadas de machos solteros o “toradas” suelen formarse durante el invierno y la primavera por individuos que no han conseguido encontrar pareja y, como estrategia para evitar la depredación, se juntan, aunque muchas observaciones señalan que los machos solteros “odian” tener un apareamiento con las hembras, poniendo así en peligro los pedigrí futuros, todavía tenemos que mostrar claramente el bandos de estos solteros.

¿Es la caza del reclamo perjudicial o beneficiosa para la especie?

La legalidad de la caza con derecho a indemnización es controvertida, recientemente el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha dictaminó que la caza estará prohibida a partir de febrero porque según la normativa europea no se puede realizar la caza al mismo tiempo que el período de nacimiento.

J.M. Vargas y sus colaboradores de la Universidad de Málaga y el IREC resolvieron este problema y estudiaron la reproducción de especies andaluzas. El autor sugiere que, al menos en la zona estudiada, la cosecha debe completarse entre el 31 de enero y el 10 de febrero, porque de lo contrario mataremos las partes que se hayan reproducido.

La caza de machos no parece ser perjudicial para esta especie, ya que eliminar los machos “sobrantes” al final de cada temporada puede evitar el inconveniente de estar soltero. En la actualidad, no tenemos suficiente investigación para apoyar esta teoría.

La agricultura moderna es la principal causante del declive perdicero

Sí, parece ser el más importante, pero no el único. Aunque hay muchas razones para la disminución del número de perdices silvestres, antes de la llegada y aplicación de CAP (década de 1980), la “muerte” de los hábitats en nuestros campos era crucial, sin embargo, no debemos olvidar los efectos de la depredación y la “caza excesiva”, porque los cazadores también tenemos nuestra responsabilidad en este asunto.

La caza en ojeo es más perjudicial que la caza en mano

Muchos gerentes con experiencia en la caza de perdiz silvestres señalaron que este no es el caso, la probabilidad de matar crestas durante la caza es menor que durante la caza manual; como siempre, todo depende de la cantidad de perdices que tengamos y de la presión de cazar en una finca en particular.

La perdiz roja silvestre tiene muchas enfermedades

En los últimos años se han descubierto enfermedades que nunca antes se habían descrito porque es posible que no hayan atraído la atención suficiente o que no cuenten con los medios necesarios. Gracias a autores como Javier Millán, Christian Gortázar o Diego Villanúa, hoy sabemos que la perdiz silvestre padecen enfermedades, muchas de las cuales son provocadas por partes de la granja liberadas por un control veterinario insuficiente.

Como cualquier especie silvestre, convive con la enfermedad y no representa una amenaza real a menos que el hombre con ciertos manejos los cuales a veces no son los indicados puedan meter la pata.

La perdiz roja de granja no vale para nada, es de plástico

Se ha comprobado que las perdices cultivadas se utilizan para la caza, y como todos sabemos, muchos cotos se alimentan ahora de estas. Sin embargo, en comparación con las perdices silvestres, la mayoría de las perdices utilizadas para la alimentación muestran un valor de supervivencia reducido.

Aunque siempre hay gloriosas excepciones, lamentablemente esta es una tendencia habitual y nuestro pan de cada día de muchos productores, que intentaron reponer sus reservas a partir de la perdiz roja de la finca, pero no lo lograron. Sin embargo, según los datos proporcionados por escritores como José Antonio Pérez y Carlos Sánchez, no todos desaparecerán, porque la tasa de supervivencia de las perdices se pueden mejorar.

Querido lector si quiere conocer más acerca de aves lea nuestro excelente artículo:Sisón

(Visited 94 times, 1 visits today)

Deja un comentario