Características del caballo: Alimentación y cuidados

Comparte este artículo

Características del caballo, en este interesante artículo les brindamos información de cómo debe ser su alimentación,  sus cuidados y otros aspectos importantes que envuelven la vida de estos hermosos, útiles y elegantes animales.

Características del caballo

El nombre científico del caballo es Equus Ferus Caballus, es un animal que goza de una gran elegancia y popularidad, es un mamífero ungulado que pertenece a la familia de los équidos.

El caballo presenta características físicas diversas, todo depende de la raza. La altura de este animal se toma hasta la cruz, se trata de una prominencia que se encuentra entre los omóplatos.

Entre las características del caballo, se puede decir que puede alcanzar medidas entre los 142 y 163 centímetros de alto, con un peso entre los 380 y 550 kilogramos. Las especies con más tamaño pueden pesar entre 1000 kilos y con una altura de 185 centímetros aproximadamente, en el caso de los ponis pueden llegar a medir 147 a 151 centímetros.

La estructura física del caballo tiene una capacidad para correr a gran velocidad, y a su vez ahorrar energía. Tiene un total de 205 huesos que suelen ser fuertes, pero flexibles y livianos al mismo tiempo, poseen 34 huesos en el cráneo, con una cola que tiene diversas vértebras móviles.

Su boca está compuesta con 14 dientes en cada maxilar, 6 incisivos en la parte delantera, 3 molares, 3 premolares y 2 caninos.

El caballo doméstico cuenta con una cabeza amplia, cuello largo y grueso, cola larga y peluda, tiene orejas cortas y erguidas, sus patas son largas que terminan en pezuñas. Los caballos tienen una pezuña en la que tiene un solo dedo, por lo que es denominado como animal unguligrado; las pezuñas de estos animales, la utilizan para explorar diferentes objetos que se encuentran en el suelo.

Con sus patas traseras pueden realizar enormes saltos, tal como impulsarse para hacer grandes movimientos, en sus patas delanteras reciben el peso en el suelo.

Las hembras del caballo se les llama yegua, mientras que a sus crías si son machos se les denominan potros o potrillos, mientras que a las hembras se les llama potras o potrancas.

Son animales que sobresalen por su gran velocidad y elegancia que tienen cuando se desplazan, tienen tres maneras para desplazarse como: a paso, a trote y a galope.

Los caballos se dividen en especies de: Caballos de sangre fría que son los que tienen temperamento tranquilo; caballos de sangre tibia, y caballos de sangre caliente o también conocidos pura raza; los que tienen gran temperamento y además son muy nerviosos.

Características del caballo: Sentidos

En las características de los caballos, vamos a describir el aspecto de los sentidos, comenzamos con el de la vista: es un animal terrestre que tiene grandes ojos, los que tiene ubicados a los lados, en los dos extremos de su cabeza. Éstos le permiten alcanzar un campo visual que sobrepasa los 350º.

Es un animal que es dicromático, lo que quiere decir que puede llegar a diferenciar dos colores primarios para igualar un color.

Tiene un buen sentido auditivo, alcanzando a mover el pabellón de la oreja hasta 180º. En cuanto al sentido del olfato, esta especie de animal tiene un olfato muy desarrollado, su primera parte olfativa se encuentra en la cavidad nasal y las fosas nasales.

Ahora hablando del sentido del tacto, la parte de alrededor de los ojos, oídos y nariz, es la que más sensible tiene el caballo. En ciertas razas, el hocico representa un aspecto bien importante, se debe a las sensibles cerdas que tienen alrededor y los ayudan a elegir y recolectar el alimento.

El sentido del gusto del caballo, es algo que sobresale en esta especie, tiene la capacidad de diferenciar los sabores de los alimentos y de hecho muestra preferencia por los que más le agrada. Se tiene por ejemplo los caballos de Clydesdale, que diferencian los sabores dulces y salados.

Hábitat del caballo

En características del caballo, podemos decir que este animal se encuentra en todos los continentes, salvo en la Antártida, es un animal que su especie no tolera las regiones más frías del hemisferio norte. Por su gran presencia en casi todo el mundo, el caballo puede llegar a ocupar diferentes tipos de hábitats terrestres tales como: sábanas, mesetas, praderas templadas o frías, bosques, pantanos, esteros y hasta semidesiertos; los caballos domésticos, por lo general prefieren terrenos de pastos bajos.

En la actualidad, gran parte de esta especie conviven junto al hombre. Muchos son denominados caballos ferales, cimarrones o asilvestrados, que habitan en condiciones salvajes, sin embargo, provienen de caballos domésticos.

Se puede mencionar un ejemplo como los mustangos de Norteamérica, por lo general viven en lugares como los mencionados anteriormente, además como en extensas llanuras y zonas montañosas.

En temporadas de invierno el caballo, prefiere vivir en zonas montañosas o lugares despejados, y en época de primavera y verano, se encuentran en llanuras abiertas y extensas.

Origen y domesticación

El caballo es una especie de los mamíferos herbívoro que vivió en los tiempos del eoceno, aproximadamente unos 55 millones de años.

Cuentan que entre las características del caballo,  tenían un tamaño de unos 20 a 40 centímetros de alto, muy parecido a un perro, su dorso era arqueado y tenía 4 dedos en las extremidades anteriores, y 3 en las posteriores que finalizaban con unas uñas duras y fuertes.

En esos tiempos comían hojas tiernas de los árboles, sus dientes estaban preparados para comer ese tipo de alimentos. Tenían los ojos ubicados al centro de la cabeza lo que no les permitía tener buena visión.

Desde entonces esta criatura fue evolucionando hasta lo que se conoce hoy en día como el hermoso y elegante caballo, que se encuentra presente en muchas partes del mundo.

Esta especie de caballo, existió aproximadamente unos 12 mil años atrás, fue el primer animal con un solo dedo, de manera que estos animales fueron desarrollando velocidad para escaparse de los depredadores. Sin embargo, se tuvo que esperar hasta el Pleistoceno para que el caballo empezará a convertirse en un animal al que se conoce hoy en día.

Entonces, pasó por una extensa evolución hasta que llegó a lo que se denomina Equus, siendo la única especie de la familia que subsistió por su gran capacidad de adaptarse a diferentes territorios y hábitats.

En el trayecto de la historia el Equus es un animal que ha estado junto al hombre participando en guerras, cultivos, migraciones y personifica la más grande adaptación en el proceso de evolución del caballo.

Es probable que el hombre haya comenzado el proceso de domesticar al caballo aproximadamente 4000 a.C. El hombre pudo percibir las grandes habilidades de este animal, por lo que resolvieron aprovechar de sus beneficios, para transportar cargas, en la agricultura, convirtiéndolo en una especie propia de carga y tiro, y especialmente como un medio de transporte.

Cuentan que el hombre prehistórico, tuvo la oportunidad de conocer a los caballos salvajes, mediante pinturas antiquísimas que fueron encontradas de la época del Paleolítico. Es muy posible, que en los primeros tiempos de la existencia del hombre, los caballos eran cazados para comer su carne.

Los caballos salvajes desaparecieron de Norteamérica y se disminuyeron en Europa Occidental aproximadamente unos 10.000 años, mientras que avanzaron en las llanuras de Asia Central y Europa.

Alimentación del caballo

El caballo por naturaleza es un animal herbívoro, se alimenta a base de heno o pasto,  granos de cebada, avena, maíz y soja, entre otros alimentos. También si se les ofrece alfalfa, el trébol, el sorgo de Alepo.

Entre las características del caballo, es un animal que tiene un solo estómago y no tiene la capacidad de devolver lo que come, por lo tanto su alimentación debe estar bajo cuidados muy estrictos. Requiere de beber gran cantidad de agua fresca y limpia, entre unos 38 a 45 litros diarios.

Los caballos son animales que requieren de una alimentación adecuada para impedir problemas de salud, entre las que se pueden mencionar la anemia, obesidad entre otras.

Un caballo domesticado  adulto, que tenga un peso de 450 kilos, puede llegar a necesitar la cantidad de 7 a 11 kilogramos de comida a diario. Mientras que los caballos que habitan en estado salvaje, ingieren perennemente hierbas y pastos que se encuentran a su alrededor.

El alimento esencial para un caballo doméstico es el heno, sin embargo, éste debe ser previamente revisado cuidadosamente, verificando que esté libre de agentes externos como el moho y polvo, que pueden perjudicar la salud del animal.

El caballo tiene un sistema digestivo delicado, siendo su estómago pequeño, tiene la capacidad de procesar pequeñas porciones de alimento.

Para ahondar un poco más sobre la alimentación del caballo, les invitamos a conocer en el siguiente artículo Qué comen los caballos.

Comportamiento del caballo

Una de las características del caballo, es que se trata de un animal sociable, comportamiento heredado de sus ancestros. Los caballos asilvestrados se forman en manadas con una jerarquía precisa; muchas de las veces únicamente existe un líder y comprenden hasta 26 yeguas, 5 sementales, jóvenes y varias crías, los grupos de caballos domésticos, pueden llegar a ser gobernados por una yegua.

El caballo se comunica con otros miembros de la manada transmitiendo sus emociones, también establecen una jerarquía de dominio sin violencia. Son animales de temperamento tranquilos, admiten estar junto a otros animales, así como la compañía de los hombres.

Si se sienten amenazados ante cualquier causa, su reacción es salir corriendo, sin embargo, busca defenderse en situaciones especiales, como es el caso de defender a sus crías.

Los ejemplares de ciertas razas, se destacan entre sus características del caballo, como animales briosos y audaces, mientras que otros suelen ser callados y calmados, como los caballos de tiro. Los caballos suelen animales vespertinos: les gusta pastar a primera hora de la mañana, o en su defecto en el ocaso, le huyen al calor que genera el sol.

El caballo, es un animal curioso e inteligente, con gran capacidad para responder al adiestramiento. Tiene la habilidad de identificar a los miembros de un determinado grupo social, tienen una gran memoria y es muy victorioso en aprender cosas sencillas, es un animal que se comunica, especialmente mediante vocalizaciones y gestos, como su tradicional relincho y patadas, que expresan dominio.

Reproducción del caballo

Por lo general el hombre, tiende a controlar la reproducción del caballo doméstico, lo que traduce que cuando alcanzan la madurez sexual, resuelven cuando y con qué hembra o macho se aparea. Lo más correcto es que estos animales alcancen la madurez sexual a los 4 años de edad.

Los caballos son animales que físicamente se encuentran en un estado perfecto para que se reproduzcan a los 18 meses, mientras que las yeguas pueden iniciar el proceso de aparearse entre los 11 y 48 meses de edad, a pesar que en ciertas ocasiones se les admite reproducirse antes que cumplan los 3 años de edad.

Los caballos domésticos, pueden que presenten problemas en el acoplamiento sexual, por lo que algunas veces es necesario la intervención de un mamporrero para que oriente el miembro del caballo y pueda fecundar a la hembra.

La estación de primavera es la mejor del año para el nacimiento de las crías,  debido a que en esta época los alimentos pueden estar más abundantes en los campos, además que las condiciones climáticas suelen ser las más ideales y cálidas.

Existen etapas que el caballo y la yegua llevan a cabo, conduciendolos a un apareamiento, lo que debe ser antes del cortejo. Durante este proceso, la yegua juega, al tanto que el caballo va venciendo hasta que llega el momento que la yegua se entrega, y es cuando ocurre el apareamiento.

Tras un largo lapso de gestación que comprende de 320 a 370 días, la yegua pare una sola cría que es destetado entre los 4 a 5 meses, y por lo general se separa de la madre. Estas especies, extrañamente se dan los gemelos, en el caso que nazcan, con un 14 por ciento de porcentaje mínimo, puede que subsistan las 2 semanas de vida.

El tiempo de gestación generalmente dura 11 meses, es decir 340 días, sin embargo, puede que suceda que llegue hasta un año, especialmente cuando se trata que la cría sea un macho. El parto no se tarda más de 15 minutos, la hembra tiene la capacidad de gestar en cada embarazo una criatura, aunque haya casos que puedan darse más de una cría.

Amenazas y conservación

El caballo doméstico es una especie que afortunadamente no se encuentran en peligro de extinción, ocurre todo lo contrario, se encuentra en abundancia en diferentes partes del mundo.

Su primera causa de fallecimiento es el cólico equino, que muchas veces los lleva a emergencias veterinarias por presentar un fuerte dolor, espasmos e inflamación que normalmente es producido por una obstrucción intestinal por el consumo de alimentos duros, o el tener heces almacenadas.

Las especies más longevas, pueden morir a causa de padecimientos en los riñones, en el corazón o en otros órganos de su cuerpo.

Entre otras de las causas de muerte en los caballos asilvestrados pueden ocurrir por ser embestidos por pumas, coyotes o lobos grises, así como en algunos casos el hombre también es considerado un depredador de estos animales.

Esperanza de vida del caballo

El tiempo de vida de los caballos salvajes puede darse hasta los 25 años de edad, al tanto que los caballos domesticados pueden tener una vida aproximadamente de 40 años de edad. Estas especies al cumplir los 4 años de vida llegan a la adultez, y desde ese momento pueden ser preparados para ser domados y montados.

Cuidados del caballo

Se recomienda que estos animales, sean revisados por el veterinario por lo menos dos veces al año. El caballo, es un animal que requiere de un espacio cómodo donde se sienta a gusto; debe ser vacunado de manera periódica así como realizar la adecuada desparasitación interna y externa.

Este animal necesita de un cuidado dental, cada seis meses debe ser revisado por un veterinario para que le haga la limpieza y limar los odontofitos que se forman regularmente.

Uso deportivo del caballo

Actualmente y en muchas partes del mundo,  el caballo es un animal que se emplea para realizar variadas actividades deportivas, por sus generosas condiciones y cualidades, tales como: el salto, la hípica, el polo, la doma clásica, la charrería, el pato, la doma vaquera, entre muchas otras.

Desplazamiento del caballo

Entre las características del caballo, se puede señalar que siendo un animal enérgico y de gran potencia es empleado para competencias de saltos, carreras y exhibiciones. Los caballos son animales que se realzan por su gran velocidad, adaptabilidad, hermosura y elegancia en su desplazamiento.

Los caballos en su desplazamiento a trote pueden conseguir velocidades de 15 kilómetros por hora, mientras que a galope logran a los 65 kilómetros por hora.

Peso de los caballos

Para determinar el peso de un caballo, la forma más precisa para obtenerlo es mediante la utilización de una báscula, sin embargo, igual se puede calcular con el uso de una cinta métrica. Es importante, señalar que en los caballos su peso depende de la raza.

En las crías,  los potrillos de estas especies ligeras, el peso oscila entre 45 a 54 kilogramos cuando nacen. Mientras que las crías de criaturas pesadas se encuentran aproximadamente entre los 65 y 83 kilogramos.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Deja un comentario