Pez payaso: Descripción, comportamiento, hábitat y más

Comparte este artículo

El pez payaso es una de las especies marinas que se identifica con mayor facilidad, gracias a su original nombre y al patrón de los colores de su cuerpo. Sigue leyendo y conocerás todos los detalles relacionados con este hermoso pez tropical.

El pez payaso es una criatura marina que vive en los arrecifes junto con las anémonas.

Pez payaso

El pez payaso es un pez perciforme, cuyo nombre científico es Amphiprion ocellaris. Éste pertenece a la familia Pomacentridae y es también conocido como pez payaso común o falso pez percula.

Hábitat

El pez payaso es una criatura marítima que se encuentra, principalmente, en los Océanos Índico y Pacífico. Sin embargo, si hacemos una referencia más específica, tenemos que mencionar que este pez suele vivir a 15 metros de profundidad, en el fondo de los arrecifes coralinos, junto con las anémonas.

Si te preguntas cómo puede ser esto posible, no te preocupes, más adelante te daremos todos los detalles. No obstante, te podemos adelantar que la relación simbiótica que existe entre el pez payaso y las anémonas es beneficiosa para ambos.

No obstante, en el siguiente vídeo puedes ver un adelanto sobre esta información.

Hábitos generales

Indudablemente, uno de los primeros aspectos que hay que resaltar dentro de los hábitos del pez payaso es la relación simbiótica, pero no estricta, que mantiene con las anémonas de mar. Así pues, éste la utiliza para protegerse del ataque de sus depredadores.

Adicionalmente, en términos generales, el pez payaso es un mal nadador. Por lo cual, cuando se encuentra en aguas abiertas, prefiere resguardarse; y qué mejor sitio que el refugio que proporcionan estas extrañas criaturas del fondo del mar.

Alimentación

En términos generales, podemos decir que la dieta alimenticia del pez payaso está constituida por algas, plantas, invertebrados bentónicos y alimentos planctónicos. Al respecto, esta graciosa criatura marina es una omnívora generalista, lo que significa que se alimenta por igual tanto de algas como de animales.

De igual manera, el pez payaso incorpora a su dieta los parásitos y otros organismos que elimina de las anémonas que le sirven de refugio. Además, suele comerse los residuos de los alimentos de su hospedadora, y también los huevos que él mismo fecunda, si estos resultan infértiles o se dañan por hongos.

Características físicas

En primer lugar, vale la pena destacar que el pez payaso puede alcanzar 11 centímetros de longitud durante su edad adulta. Adicionalmente, este pez es fácil de diferenciar, gracias a que su cuerpo es de color naranja y blanco, bordeado siempre por una pequeña franja negra.

Al respecto, y de forma mas específica, tenemos que la coloración del pez payaso es de color naranja brillante, pudiendo tender hacia un color marrón-rojizo en la medida que la edad del pez aumenta. Además, posee tres franjas longitudinales, las cuales son de color blanco.

Sobre esta última característica, debemos aclarar que cada franja está claramente delimitada por una delgada línea de color negro. Además, la franja blanca central tiene un apuntamiento pronunciado hacia la cabeza del pez payaso.

Con respecto a las aletas del pez payaso, es importante mencionar que el mismo posee una aleta caudal redondeada. Adicionalmente, cuenta con 11 espinas en su aleta dorsal, lo cual es una de las principales características que lo distingue del pez percula o pez payaso naranja, con quien siempre es irremediablemente confundido.

Por otra parte, los ojos del pez payaso son de color gris o naranja grisáceo. Por lo cual, parece que el iris fuera de mayor tamaño de lo que realmente es.

Finalmente debemos aclarar que, de forma general, el tamaño de la hembra es superior al del macho. Lo cual veremos con más detalle en la sección referente a su reproducción.

Reproducción

Una de las principales características que distingue al pez payaso es que nace con los dos órganos sexuales a la vez; sin embargo, al principio de su ciclo de vida todos son machos. Este hecho ocasiona que los individuos de mayor tamaño y agresividad compitan siempre por ser las hembras dominantes, pues su tipo de reproducción es sexual y no asexual.

De esta manera, el individuo con mejores cualidades siempre se transforma en hembra, mientras que el que le sigue se convierte en el macho reproductor. Así pues, el resto de los peces dentro del mismo grupo siguen siendo machos.

Al respecto, podemos decir entonces que la reproducción del pez payaso no es para nada sencilla. Pues, de forma general, dentro de una misma anémona viven varios individuos hermafroditas que luchan todos por adquirir mayor jerarquía.

Finalmente, si la hembra o el macho reproductor mueren, son reemplazados por los siguientes en jerarquía. Es decir, los segundos en la categoría suben de rango y pasan a ocupar el lugar vacante.

Procedimiento

De forma general, el macho prepara el nido antes que ocurra el desove, colocándolo lo bastante cerca de la anémona, de tal forma que quede protegido. Para ello, suele escoger un lugar entre una serie de piedras lisas o un agujero dentro de un arrecife.

A continuación, el mismo macho rodea la superficie con el sustrato donde deberán fijarse los huevos. Seguidamente, éste persigue a la hembra, atrayéndola con la extensión de sus aletas y mordiéndola hasta llevarla hacia el nido.

A partir de este momento, la hembra continúa con el proceso, pues es ella quien pone los huevos. De esta manera, después que la hembra da varias vueltas sobre el nido, deposita entre 100 y 1000 huevos durante un período de una o dos horas antes de abandonar el lugar.

Al respecto, es importante destacar que durante todo ese tiempo el macho garantiza un adecuado flujo de oxígeno a través del movimiento constante de sus aletas. De igual forma, durante la puesta, éste se encarga de dar vueltas alrededor de la hembra, de tal manera que su esperma cubra los huevos a medida que ella los va soltando.

Por otra parte, una vez que los huevos han sido fecundados, estos se adhieren al sustrato mediante un delgado hilo. Finalmente, el proceso de incubación termina al cabo de 6 u 8 días y se produce la eclosión de las larvas, la cual tiene una duración de 8 a 12 días.

Expectativa de vida

En términos generales, la esperanza de vida del pez payaso que se encuentra en su hábitat natural, se ubica entre dos y 15 años. Al respecto, es importante recordar que una vez que esta especie es capaz de obtener refugio, disminuye el riesgo de ser atacado por sus depredadores.

Por otra parte, un pez payaso que vive en cautiverio, bien sea en un espacio controlado de gran tamaño o dentro de un pequeño acuario, ve reducida considerablemente su expectativa de vida. De tal forma que en estas condiciones, este tipo de pez vive entre dos y seis años.

Variedades

En términos generales, existen 28 especies de pez payaso; sin embargo las que destacan son: el pez payaso de coloración normal y el de coloración melánica o negra. Al respecto, éste último es muchísimo menos común, incluso es considerado como una rara variedad.

No obstante, en los últimos años la presencia de este pez ha aumentado significativamente en el mundo acuariofílico, donde es altamente comercializado para adornar más de un acuario. Contrariamente, en su hábitat natural cada vez se ve menos.

Depredadores

En términos generales, gracias a la relación mutualista que existe entre el pez payaso y la anémona, éste sufre menos ataques por parte de sus depredadores. No obstante, sus huevos resultan realmente vulnerables, sobre todo cuando el macho no los vigila.

Al respecto, es bastante común que otras especies de peces, por ejemplo los pertenecientes a la familia Pomacentridae, ataquen los huevos del pez payaso. De igual forma, es posible que otros peces que también resultan inmunes a los nematocistos se acerquen hasta la anémona que los resguarda, y los conviertan en parte de su alimento.

Por otra parte, cuando los huevos superan la etapa de la eclosión, las larvas son quienes tienen mayor riesgo de sufrir ataques por parte de sus depredadores. Esto se debe, principalmente, a que ellas no pueden defenderse por cuenta propia, por lo menos, no hasta que están en la capacidad de encontrar una anémona hospedadora.

Amenazas

Adicional a todo lo que acabamos de mencionar en la sección anterior, sobre el pez payaso se ciernen otras amenazas. Una de ellas es consecuencia directa de la acción del hombre, el cual en su búsqueda de mantener cautivo a este hermoso pez, reduce cada vez más la cantidad de individuos que pueden desarrollarse en su hábitat natural.

Por otra parte, aunque el pez payaso no es considerado como una especie en alto riesgo, la sobrevivencia de los arrecifes donde ellos habitan sí se encuentra amenazada por diversos elementos. Al respecto, se pueden mencionar los siguientes: la sedimentación y la contaminación del agua, entre otros.

En definitiva, la degradación del hábitat natural del pez payaso, por una causa o por otra, constituye una seria amenaza para la sobrevivencia de la especie. Esto aunado a los efectos perjudiciales del calentamiento global que nos afecta a todos, y que a estas alturas son altamente conocidos.

Por otra parte, a continuación responderemos algunas interrogantes relacionadas con este importante tema. Entre ellas, las siguientes:

¿Por qué el pez payaso vive junto con las anémonas?

Sin duda, esta es una interrogante que las personas suelen hacerse con bastante frecuencia. Pues en este artículo tenemos la mejor respuesta, la cual está relacionada con la membrana mucosa que recubre las escamas del pez payaso.

Al respecto, debemos recordar que todos los peces cuentan una capa de moco que les sirve de protección. En el caso del pez payaso, su mucosidad carece genéticamente de una sustancia que provoca el ataque de lo nematocistos.

De esta forma, debido a esa carencia, el pez payaso resulta inmune a las picaduras de algunos peces tóxicos, entre ellos el pez anémona. Por su parte, la capa de moco del pez anémona es más fuerte, gruesa y espesa que la del resto de las criaturas marinas.

De esta manera, ambos tipos de peces son capaces de sobrevivir por separado. Sin embargo, luego de algún tiempo sin juntarse, cuando vuelven a reunirse, el pez payaso ya no es tan inmune a la picadura de su antigua hospedadera.

Dicho de otra manera, si el pez payaso deja de vivir por un tiempo junto con las anémonas, se vuelve vulnerable a los nematocistos de ésta. Así pues, esa es la razón por la cual nuestro amigo prefiere nadar alrededor de la hospedadera, procurando siempre frotar su vientre y las aletas ventrales contra los tentáculos de la misma.

Al respecto, es importante mencionar que la intención del pez payaso es que la anémona lo pique para que pueda volver a refugiarse en la hospedadera en siguientes oportunidades. Sin embargo, debe tener cuidado en la forma cómo lo hace, pues es de vital importancia que primero se climatice.

¿Cuáles son los beneficios que conlleva la relación mutualista entre el pez payaso y la anémona de mar?

Principalmente, como ya hemos mencionado, la anémona le sirve de refugio y protección al pez payaso, sobre todo cuando se trata de esconderse de sus depredadores. Sin embargo, ese no es el único beneficio que ocasiona esta singular relación, pues éste también suele alimentarse de los residuos de comida que le sobran a la anémona.

Por otra parte, la protección por parte de la anémona incluye también el resguardo de los nidos del pez payaso. Mientras que éste último contribuye con la eliminación de los parásitos y otros organismos presentes en su amigo hospedador, los cuales pudieran afectarle directamente.

Finalmente, el frecuente aleteo del pez payaso aumenta la circulación del agua, lo cual aporta un beneficio adicional a la anémona. De igual manera, la presencia de este pez favorece la formación de unos bulbos en los extremos de los tentáculos de la hospedadora, los cuales atraen la energía solar que ésta necesita.

¿El pez payaso es una especie en extinción?

Afortunadamente, el pez payaso es considerado como una especie marítima de preocupación menor. Sin embargo, como todas las demás criaturas del mar no debe ser desatendida, pues sobre él se ciernen algunas amenazas de forma indirecta, como por ejemplo, la degradación de su hábitat natural.

¿Puede el pez payaso vivir en un acuario?

El pez payaso puede sobrevivir en algún tipo de acuario, sin ningún tipo de problema. Esto se debe, principalmente, a que es un pez de fácil mantenimiento, pues dentro de su dieta, sólo requiere un pequeño aporte vegetal.

Además, es uno de los peces de mayor venta dentro del mundo acuariofilio. Sin duda, su llamativa apariencia física influye positivamente sobre su popularidad.

¿Cuáles son las mejores condiciones para que un pez payaso sobreviva dentro de un acuario?

En primer lugar, debemos garantizar que el acuario sea lo más parecido posible al hábitat natural del pez payaso. De esta forma, es recomendable que lo decoremos con piedras, corales y, por supuesto, anémonas.

Por otra parte, debemos garantizar que exista el espacio suficiente para que todos los individuos se puedan movilizar libremente. Además, debemos cuidar que la temperatura del agua se encuentre climatizada entre 24 y 27°.

Otro aspecto importante a considerar es la alimentación. De tal forma que es importarte suministrarle una dieta balanceada, conformada básicamente por complementos y alimentos frescos especiales para peces tropicales.

Datos curiosos

El pez payaso es capaz de volver a la misma anémona que lo ha hospedado antes, gracias principalmente a su impresión olfativa. Esto es realmente importante, porque de encontrar una anémona que nunca antes ha recibido a este tipo de pez, el mismo puede resultar seriamente intoxicado.

En el siguiente vídeo, puedes enterarte de algunas otras curiosidades acerca del pez payaso.

La vida del pez payaso se basa en una jerarquía dinámica, de acuerdo con la presencia de cualidades más o menos fuertes en cada uno de sus individuos. De esta manera, los peces más jóvenes son agredidos o expulsados por los de mayor rango.

De igual forma, esta estructura jerárquica influye en los hábitos alimenticios del pez payaso. Pues los más jóvenes, por su seguridad, no pueden alejarse demasiado de las anémonas; sin embargo, es justo allí donde existe mayor competencia, en la cual suelen resultar vencedores los peces de mayor edad.

Cuando el pez payaso no encuentra una anémona donde refugiarse, es capaz de adoptar una relación mutualista con algunos tipos de corales blandos y duros. Al respecto, éste les elimina los residuos, además los protege y los defiende de otras especies aún si están separados.

Los nematocistos que están presentes en los tentáculos de las anémonas de mar, contienen una toxina paralizante. Esta sustancia es capaz de causar la muerte de una gran cantidad de peces que entran en contacto directo con ella.

A diferencia de lo que se cree, el pez payaso nace siendo vulnerable a los nematocistos y se va haciendo inmune a lo largo de su vida. Pues a través de que la capa de moco que lo protege, entran pequeñas porciones de la toxina a las cuales él se va acostumbrando.

Finalmente, si te interesan los peces de extrema belleza y extrañas características, no puedes dejar de leer el artículo: Pez betta: Alimentación, cuidados, consejos y mucho más.

(Visited 20 times, 1 visits today)

Deja un comentario