Vieja del agua: Hábitat, reproducción, alimentación y más

Comparte este artículo

¿Sabías que la vieja del agua es un pez del cual se conocen más de 20 especies? ¡Entérate de todos los detalles en este interesante artículo!

La vieja del agua es un pez de agua dulce, perteneciente a la familia de los Loricaridae.

Vieja del agua

La vieja del agua es un pez de agua dulce, cuyo nombre científico es Plecostomus plecostomus, el cual pertenece a la familia de los Loricaridae. Al respecto, este nombre hace referencia a las armaduras que, en la antigüedad, solían llevar los jinetes y sus caballos; así como también a la pieza de hierro que se usaba para proteger las ruedas de madera de los coches de antaño.

En otras palabras, el nombre vieja del agua se debe, principalmente a que este pez del orden de los siluriformes, posee un cuerpo completamente revestido por placas o escudos. De esta manera, estos escudos óseos lo protegen como si fuera una armadura.

Nombres comunes

Sin duda, la vieja del agua es un pez tan peculiar como cada uno de los nombres por los cuales se le conoce. Entre ellos destacan los siguientes: vieja negra, pega pega, vieja de látigo, vieja alargada, armadillo de río, cascudo, entre otros.

Ubicación geográfica

Los países más comunes donde puede encontrarse a la vieja del agua son aquellos de clima subtropical, es decir, los países de América del Sur. Sin embargo, también está presente en algunos países de América Central.

Además, esta especie de pez se encuentra en el río Orinoco y en los grandes afluentes de Guayana, Amazonia, el Sur de Brasil y Paraguay. Esto es posible gracias a su capacidad para realizar migraciones reproductivas, de manera interna, a lo largo de las aguas continentales.

Características

En primer lugar, es bueno aclarar que la vieja del agua fue descrita por primera vez en el año 1862, por el ictiólogo Pieter Bleeker. No obstante, describir en este artículo cada una de las variedades de este pez puede resultar realmente extenso; por lo cual, a continuación, daremos a conocer solamente las características principales de esta especie en general.

Apariencia física

En términos generales, la vieja del agua es un pez con un cuerpo corto, robusto y de color verde oscuro o negro parduzco, el cual puede llegar a medir entre 35 y 50 centímetros. Además, tanto su cuerpo plano, como la cabeza y las aletas poseen motas oscuras.

Por otra parte, el pez vieja del agua tiene una notoria aleta dorsal bastante pronunciada, y su mandíbula es pequeña al igual que su boca. Al respecto, ésta posee dos bigotes, los cuales actúan como sensores, tal y como ocurre en otras especies de peces, como por ejemplo, el bagre.

Adicionalmente, este pez posee ventosas bucales, las cuales utiliza para anclarse a las superficies cuando se encuentra en aguas de corrientes rápidas. Además, le sirven para arrancar algas o cualquier otra materia vegetal del cual se pueda alimentar.

Finalmente, sus ojos son de gran tamaño al igual que su cola y su aspecto, en general, es bastante desagradable a la vista. Sin embargo, la principal característica que diferencia a la vieja del agua de otros peces, son los escudos carenados y espinulosos, con los cuales están recubiertos sus laterales.

Hábitat

La vieja del agua vive en arroyos y ríos de corriente rápida, siendo posible encontrarla en fondos rocosos y arenosos, así como también en ambientes con fondo fangoso. Además, este pez de la orden de los siluriformes, es capaz de construir y habitar cuevas sobre las costas.

Reproducción

En general, la vieja de agua es un pez poco prolífico; sin embargo, una vez que ha sido fecundada guarda el racimo de huevos en una cavidad bajo el maxilar inferior. De esta manera, los huevos permanecen resguardados allí hasta que llega el tiempo de ser eclosionados.

Por otra parte, una vez nacen las crías, la vieja del agua se muestra como una madre protectora. Así pues, esta especie es capaz de intimidar a los depredadores de sus crías, aún cuando éstas se encuentren bastante desarrolladas.

Adicionalmente, es importante mencionar que la vieja del agua puede reproducirse durante cualquier época del año; siendo el macho de algunas especies el responsable de dicho proceso. Finalmente, en la fase de reproducción, específicamente en el desove, el macho emplea los labios para la incubación de los huevos.

Alimentación

En general, la vieja del agua se alimenta del fango orgánico que se adhiere a las paredes de los muelles. Sin embargo, también suele comer peces de menor tamaño, como por ejemplo: bagrecitos, sábalos, mojarras, entre otros.

Además, su dieta es en base a moluscos, detritos y larvas de quironómidos. Al respecto, es importante mencionar que, gracias a la gran variedad de alimentos que componen la dieta de este pez, es posible que se establezca de igual manera, tanto en ríos como en arroyos y lagunas.

Por otra parte, cuando la vieja del agua se encuentra en cautiverio, es común verla alimentarse de las algas y restos orgánicos que se encuentran en el fondo del acuario. Es por ello que algunas personas suelen llamarle Limpia vidrio.

Hábitos

La vieja del agua suele limpiar las hojas de las plantas acuáticas que se encuentran a su alrededor, así como también las superficies rocosas del ambiente donde se desenvuelve. Al respecto, es importante mencionar que este pez es un mal nadador, por lo cual no se mantiene nadando en el agua, sino más bien prefiere adherirse a las superficies a través de sus labios o ventosas.

Por otra parte, la vieja del agua posee hábitos principalmente nocturnos, incluso se alimenta dentro de ese horario. Sobre este particular, como norma general, este pez suele evitar la luz, por lo cual prefiere esconderse en lugares oscuros.

No obstante, si la vieja del agua vive en un espacio controlado, como por ejemplo, un acuario, es capaz de adaptarse a las nuevas condiciones ambientales. De esta manera, cambia sus hábitos y se vuelve activa durante la mayor parte del día.

Variedades

Entra las principales subespecies de la vieja del agua que se pueden mencionar, destacan las siguientes:

Pega – pega o Vieja Espinoza

Esta variedad de pez mide entre 40 y 50 centímetros. Su cuerpo, al igual que sus aletas, es de color beige o marrón, con motas pronunciadas en forma de círculos y de un color más oscuro.

Vieja del agua negra

El pez vieja del agua negra puede medir hasta 50 centímetros y se caracteriza porque su cabeza, al igual que su cuerpo y sus aletas son de color pardo oscuro. Además, posee máculas distribuidas sobre todo su cuerpo, las cuales son de color negro.

Limpia vidrio

Esta especie de pez mide aproximadamente 40 centímetros. Su cuerpo es de color gris verdoso o gris amarillento, con manchas que abarcan hasta las aletas, y sobre su aleta caudal tiene una gran mancha negra.

Vieja de cola larga

El cuerpo de la vieja de cola larga puede llegar a medir hasta 50 centímetros. De forma general, éste es de color gris amarronado, con manchas negras en la parte superior y bandas transversales de color más oscuro.

Vieja con barba o Vieja de látigo

Este pez es tan peculiar como cualquiera de las otras especies de vieja del agua. Su cuerpo es de color pardo oscuro, mientras que su vientre es blanco amarillento y sus aletas poseen puntuaciones de color oscuro.

Vieja de cola

Esta especie de vieja del agua alcanza a medir solamente entre 7 y 12 centímetros. Tanto su cuerpo como sus aletas son de color amarillo amarronado, además posee cinco barras latero – dorsales de color marrón oscuro.

Vieja

Esta variedad de pez tiene un tamaño aproximado entre 7 y 9 centímetros. Su cuerpo es de color amarillo grisáceo claro y posee cuatro barras dorso – laterales ahumadas.

La vieja del agua en cautiverio

El interés por la vieja del agua está lejos de deberse a la pesca o al cultivo en acuicultura; sin embargo, su demanda está altamente relacionada con la acuariofilia. De esta manera, cada vez es más común ver este tipo de pez en cautiverio, especialmente en acuarios donde actúan, básicamente, como limpiadores de algas.

Adicionalmente, te invito a ver este singular vídeo donde una persona trata que la vieja del agua coma de su mano.

Acuarios

Al respecto, es importante mencionar que la vieja del agua es capaz de vivir entre 10 y 15 años cuando los acuarios se convierten en su hábitat. De esta manera, debemos asegurarnos que éste cuente con todas las medidas de adecuadas que garanticen la sobrevivencia de la especie, tales como: temperatura, oxigenación e iluminación.

Una de las condiciones más importantes con la que debe contar un acuario es la temperatura del agua, la cual debe situarse entre 13 y 28 grados centígrados. Además, su PH debe ubicarse entre 6,5 y 7,5 unidades, y su dureza entre 5 y 19 grados alemanes.

Por otra parte, es de vital importancia que el acuario posea tubos de barro lo suficientemente anchos, de tal forma que la ventilación sea la más adecuada. Adicionalmente, debemos garantizar que el acuario pueda albergar al menos 500 litros de agua para que los peces se puedan movilizar sin mayores limitaciones.

Además, considerando que la vieja del agua es un pez de hábitos nocturnos cuando se encuentra en su hábitat natural, es importante que con los accesorios que adquiramos para el acuario podamos formar cuevas y guaridas donde ella pueda esconderse. De igual manera, debemos verificar que todos los adornos y las algas estén bien sujetos, de modo que el pez no pueda arrancarlos mientras se desplaza por el agua.

Finalmente, es importante que conozcamos cuáles especies de peces pueden sobrevivir juntas dentro del mismo acuario. Para ello, te invito a leer el artículo denominado: Tipos de peces de acuario: Características y cuidados.

Literatura

Tanto ha llamado la atención este curioso pez que incluso ha sido motivo de inspiración dentro de la literatura argentina. Pues el escritor Emiliano Mac Donagh, nacido en el año 1896, osó publicar en la Revista Número un cuento breve denominado Un cuento de viejas (1930).

De esta forma, el reconocido científico se atreve a escribir, de una manera irónica pero sin salirse del tema que lo apasiona, acerca de la naturaleza y la vida animal. Esta vez, todo parece indicar que su escrito es producto de la imaginación, pero situado en un entorno real y con personajes que de verdad conoció.

Al respecto, el autor argentino deja de lado lo estricto de los registros científicos y se dedica a plasmar en unas cuentas líneas y de una manera humorística, lo que él considera un dilema para la época. Así pues, a través de Un cuento de viejas, él plantea la encrucijada que existe entre observar a las especies marinas dentro de su ambiente natural o conservar sus cuerpos en pequeños frascos que sirvan para su posterior estudio.

Finalmente, la intención de Emiliano Mac Donagh es, sin duda, compartir con los demás el entusiasmo y la pasión que él siente por el estudio de la naturaleza y el conocimiento que de él se genera. De esta manera, a continuación daremos a conocer, de forma textual, parte de ese interesante texto que bien describe las principales características de la vieja del agua.

Un cuento de viejas

“-Eso es otra cosa ¿Cree usted que existe lo curioso dentro en la Naturaleza? Ni las quimeras lo son ¿Qué, no sabía usted que existiesen las quimeras? Sí, y son feísimas. Acaso tanto como este pez Véalo: es un loricárido, es decir, un pez con lorigas, escudos; las gentes les dicen viejas, o viejas del agua, a veces madres del agua, parece que a uno de estos bichos le decían los guaraníes abuela de los agujeros de las piedras, curioso que todos piensen en algo así como unas brujas escondidas entre el barrial.

Peces de vida sedentaria, están acorazados como si se pasasen la vida peleando. Su cráneo es como una proa inversa, con unos remos laterales espinosos, y vea usted si no parece mentira que sostengan esta débil membrana de la aleta, con sus rayos flexibles en tridente.

Vea usted estas hileras de escudos que recubren el cuerpo, simétricas; los primeros escudos están carenados y de a poco rematan en púas, algunas en triángulo, apuntando como en discordia. Usted las sigue, las compara de un escudo en otro, las recorre en cada hilera y ve cómo tienen la regularidad y el acierto impensado de un dibujo, repetidas y cada cual distinta: créame que estas feas loricarias enseñan bien que los animales están hechos, y trazo a trazo. Cada ser es una obra de arte por la simetría intentada y luego olvidada.”

Curiosidades

Consta en algunos registros anecdóticos que el nombre vieja del agua proviene de los guaraníes y los españoles. Pues los primeros solían llamar a este curioso pez bajo el nombre de Ynia, mientras que los españoles lo nombraron Vieja, desconociéndose hasta ahora si se referían a la apariencia deslucida del pez o a la forma común de nombrar a cualquier especie del género femenino.

Además, otros guaraníes comenzaron a decirle Guaibiy a los sitios donde se encontraban esta especie de animal marino. Al respecto, es necesario aclarar que ese nombre significa agua, río o arroyo de la vieja.

Mitología: La vieja del agua es una sirena resguardada en una fea coraza, consecuencia de un horrible castigo por parte de los dioses.

Por otra parte, a la vieja del agua se le asocia con una interesante historia de carácter mitológico. De esta manera, algunas personas creen que este pez es una sirena recluida dentro de una fea coraza, como consecuencia de un horrible castigo impuesto por parte de los dioses.

Al respecto, la tradición cuenta que el dios Apolodoro abogó por ella ante los demás dioses, logrando que en algún momento la sirena pudiera salir a la superficie terrestre. Sobre esta posibilidad, se cree que en una de esas salidas ella pueda encontrar un príncipe capaz de absolverla de su castigo por medio de un beso de amor.

(Visited 1.906 times, 4 visits today)

1 comentario en «Vieja del agua: Hábitat, reproducción, alimentación y más»

Deja un comentario