Tortuga mora: Características, reproducción y más

La tortuga mora, es una criatura terrestre de tamaño pequeño, con caparazón fuerte, rectangular y algo voluminoso, existen con diversos tonos entre marrones, verde oliva, ocres y amarillos. Tienen un buen sentido de orientación, y además reconocen fácilmente los colores y hasta las personas.

Tortuga-mora-1

Tortuga mora 

La tortuga mora es una especie terrestre que se caracteriza por su comportamiento temeroso, prefiere el clima con calor y las tierras secas. Estas criaturas forman parte de las otras siete tipos de tortugas que existen en el reino animal.

La tortuga mora, o Testudo graeca, es una de las escasas criaturas del género Testudo que existen, así como una de las tortugas de tierra que se conocen. Tiene un tamaño pequeño, no supera los 18 centímetro. Este animal se encuentra en el Mediterráneo, y viven en los tres continentes cercanos.

Registro del fósil

La especie fósil que fue localizada en el norte de África, su registro arroja la data que posee una edad entre 30.000 y 150.000 años, por lo que quizás a partir desde entonces se expandió por muchos territorios a donde habita en la actualidad.

A causa de su extensa distribución ha dado lugar a la existencia de variedades subespecies, inclusive, gran parte de esta especie se reconocen como criaturas particulares. Recomendamos la lectura de Tortugas

Distribución geográfica

La tortuga mora es una especie paleártica occidental, es decir, que forma parte de la ecozona Paleártica, perteneciente a Europa y a Italia, Grecia oriental, España, Turquía europea, en algunas islas del Mar Mediterráneo, y gran parte de la costa búlgara y rumana del Mar Negro.

En territorio asiático, por lo general ,se encuentra en Turquía, Asia Menor, Siria, Líbano, Israel, Jordania, Cáucaso, región al norte de Irán y Turquía, Irán, hasta los confines de Pakistán. En la parte del África del Norte, se encuentra en Marruecos, Argelia, Túnez y Libia.

Taxonomía

Tortuga graeca nabeulensis de Cerdeña

Etimología

Las palabras Testudo graeca fue descrita por el botánico de origen sueco Carlos Linneo, en el año 1758, su nombre se origina de las placas y diseños que tiene en su caparazón, rememorando los mosaicos griegos.

Por esta razón, muchos investigadores y científicos prefieren llamarla tortuga mora por la arcaica provincia romana de Mauritania, debido a que en el norte de África es donde se encuentra más poblaciones, así como la existencia de mayores registros fósil perteneciente a esta especie.

La tortuga mora o Testudo graeca resulta ser la única especie del género Testudo que se encuentra distribuida en los tres continentes como: Europa, África y Asia. A causa de esta expansión, se ha conseguido identificar variedades de subespecies, que de acuerdo a estudios de investigadores, se tratan de especies distintas.

Las principales subespecies de las tortuga mora o Testudo graeca más reconocidas son las que se mencionan a continuación.

Subespecies

T. graeca graeca. Linnaeus, año 1758

Su distribución se encuentran en: Marruecos, Argelia y sur de España. Su hábitat semiárido.

Tortuga-mora-2

Son especies más pequeñas y débiles que la T. graeca ibera, su tamaño no sobrepasa los 18 centímetros, el tamaño del macho es de 13 centímetros mientras que la hembra mide 18 centímetros. Posee ojos saltones parecidos al de las ranas, la cabeza y patas son de color amarillo con manchas de color negro. Se distingue de otras especies, por tener la primera placa vertebral redondeada.

T. graeca ibera. Pallas, 1814, sin. Testudo graeca buxtoni. Boulenger, 1920

Su distribución se encuentra en Turquía, al nordeste de Grecia, Bulgaria y Rumania. Especialmente en un territorio de Turquía y no en la península ibérica. Su hábitat en llanuras secas, en cimas de montañas y en bosques.

Son especies más grandes y con más resistencia que las T. graeca graeca, alcanza un tamaño cercano a los 30 centímetros, los machos miden 18 centímetros, mientras que las hembras logran un tamaño entre los 25 a 30 centímetros.

Tiene ojos planos, parecidos a los de las serpientes, su cabeza y patas son de color marrón oscuro o tono negro. Se distinguen por tener la primera placa vertebral con líneas rectas.

Testudo ibera fue identificada como especie por el naturalista alemán de nombre Peter Simon Pallas, en el año 1814, sin embargo, para el año 1946 el especialista herpetólogo de origen alemán Robert Mertens la anunció como subespecie de T. graeca, lo ha generado fuertes discusiones entre los taxonomistas.

T. graeca nabeulensis. Highfield, 1990

Su distribución se encuentra en Túnez, Libia y sur de Cerdeña.

Es una especie de tamaño pequeño, los machos alcanzan un tamaño de 13 centímetros, mientras que las hembras llegan a medir 16 centímetros. Tienen un caparazón en forma de concha, con color arena y manchas negras diversas. Su piel es de tono arena con manchas de tono negro.

T. graeca whitei. Bennett, 1836, sin. Furculachelys whitei. Highfield & Martín, 1989

Su distribución aparece en Argelia

Tiene un tamaño más grande que T. graeca graeca, puede alcanzar un tamaño desde los 28 a 30 centímetros, posee un espaldar más alargado, la parte de posterior es ahuecado, parecido al de una tortuga marginada. Pone sus huevos entre 12 a 14.t

T. graeca anamurensis. Weissinger, 1987

Su distribución se encuentra al Suroeste de Turquía

Esta tortuga es similar a la T. graeca ibera, sin embargo, tiene mayor tamaño, y su colores son más oscuros.

T. graeca terrestres. Forskål, 1775, sin. T. graeca floweri. Bodenheimer, 1935

Su distribución se encuentra en Israel, Líbano, y escasamente al sur de Siria.

Especie denominada graeca Golden, debido a que su caparazón es de tono dorado, sin manchas negras, su piel es de color amarilla y las uñas de tono crema. Tiene un tamaño pequeña, sus medidas 20 centímetros. Una variedad de esta subespecie, se localiza en Jordania.

T. graeca zarudnyi. Nikolski, 1896

Su distribución se encuentra en Birjand, Irán

Es una especie de las más grandes de todas, aparte de ser alargada, alcanza un tamaño hasta los 35 centímetros, su caparazón y la piel son de tono oscuro. Muchos estudios, la califican como una especie distinta a otras especies.

T. graeca antakyensis. Perälä, 1996, Turquía

T. graeca armeniaca. Chkhikvadze & Bakradze, 1991, Armenia

T. graeca cyrenicae. Pieh & Perälä, 2002, Libia

T. graeca flavominimaralis. Highfield & Martin, 1989, Libia

T. graeca floweri. Bodenheimer, 1935, Jordania

T. graeca lamberti. Pieh & Perälä, 2004, Marruecos

T. graeca marokkensis. Pieh & Perälä, 2004, Marruecos

T. graeca nikolskii. Chkhikvadze & Tunijev, 1986, Cáucaso

T. graeca pallasi. Chkhikvadze & Bakradze, 2002, Dagestán

T. graeca perses. Perälä, 2002, Zagros

T. graeca soussensis. Pieh, 2000, Marruecos

Morfología

La tortuga mora es una especie que se caracteriza por ser longeva. En ambientes salvajes, no es común encontrar ejemplares que tengan más de 20 años, mientras que en cautiverio es frecuente hallar criaturas que han llegado a vivir los 60 años. El tamaño de esta especie es variado, lo que ocurre considerablemente de acuerdo a la especie de que se trate. Las hembras tienen la particularidad, que tienen mayor tamaño que los machos.

En la península ibérica los machos pueden llegar a medir 15 centímetros y no alcanzan los 600 gramos de peso. Las hembras, miden 18 centímetros y llegar a pesar 900 gramos. En Bulgaria se han encontrado criaturas de estas especies que llegan a pesar los 7 kilos.

Tienen un caparazón abultado con colores que tornan de amarillo a verde oliva. En cada una de las placas, tiene bordes negros, y en su interior algunas veces muestran manchas de color negro. El espaldar parte dorsal del caparazón, tiene una placa supracaudal, que se localiza sobre la cola, es un aspecto bien característico de esta especie.

El plastrón o peto es de color amarillo con manchas de tono negro, las que se observan con mayor frecuencia en las criaturas jóvenes, sus escamas son más grandes que las que tienen en el espaldar.

La cabeza es de color amarillo con manchas de color negro, muchas veces la tienen completamente cubierta. Sobresalen dos grandes escamas de tamaño irregular que tienen en la cabeza: la frontal y la prefrontal. Posee ojos saltones parecidos a los de las ranas, lo que la hace distinguirse de otras especies del género Testudo, que tienen los ojos planos similares a una serpiente.

Las tortugas mora tienen en sus extremidades delanteras y la parte trasera envueltas por filas de escamas de tamaño grande y  puntiagudas. Las extremidades traseras, están cubiertas de escamas de menor tamaño. En sus patas delanteras tienen 5 uñas, mientras que en las traseras tienen 4 uñas.

La cola es de tamaño corto y no posee uña terminal cornificada, propia de otras especies siendo el caso de la Testudo hermanni. En cada muslo posterior se observa un espolón que sobresale, algunas veces tiene forma aplanada debido al desgaste, característica particular que las distingue de otras especies pertenecientes al género Testudo.

Diferencias respecto de T. hermanni

Existen varios elementos que diferencian a la especie T. graeca de la especie Testudo hermanni, se pueden encontrar como principales la  hermanni, que posee una bolsa córnea en el ápice de la cola, que se observa en los machos y en las hembras, lo que no tiene la especie T. graeca; así como carencia de los tubérculos córneos que se encuentran a los lados de los muslos, aspecto propio de la especie T. graeca.

Por lo general, la especie T. hermanni, muestra un fragmento en dos partes del plastrón supracaudal, sin embargo, muchas especies no tienen esta división. También tienen otra diferencia, que se trata de la primera placa vertebral de la especie T. hermanni, tiene más tamaño que la segunda, caso opuesto de la especie T. graeca, la que posee una placa vertebral de menor tamaño que la segunda.

De acuerdo a las investigaciones genéticas, han reportado que la especie T. graeca, es más parecida genéticamente a la especie Testudo marginata, que a la especie Testudo hermanni, y ésta especie está más cercana a la especie Testudo horsfieldii, más que a la especie T. graeca.

A causa de este motivo, se ha propuesto fragmentar el género Testudo con el grupo Agrionemys, la que contiene a la especie T. hermanni, así como la especie T. horsfieldii, y el grupo de T. marginata, T. graeca y Testudo kleinmanni.

Dimorfismo sexual

En este aspecto, existe una diferencia marcada entre los machos y las hembras, conocida como dimorfismo sexual, que se hace por medio de los caracteres sexuales de orden secundario. Los machos, de tamaño pequeños, poseen una cola larga, fuerte y gruesa desde la base.

En las hembras, la cola es de tamaño pequeña y corta. La distancia con relación a la base de la cola de los más es más grande. Los machos, cuando están adultos, tienen una concavidad en el plastrón, particularidad especial para que la hembra coloque su espaldar.

El plastrón o peto es plano para as hembras, las criaturas jóvenes y mayores. En el caso de las hembras, forman un ángulo de escamas anales en el plastrón con mayor tamaño y más altas, que en el caso de los machos. Las especies hembras se tardan en llegar a la madurez sexual, algunas criaturas tardan entre los 8 a 10 años, se desarrollan en su etapa joven, y llegan a tener un buen tamaño.

Mientras que los machos poseen escamas anales de tamaño corto y lucen desgastadas, pero, en las hembras  son largas y puntiagudas. La placa supracaudal en las hembras es plana, y en los machos es convexa, con una curvatura pronunciada hacia adentro. El plastrón o peto de los machos tiene una forma cóncava, lo que naturalmente facilita la cópula.

Reproducción

Luego de pasar el proceso de hibernación, el macho es quien inicia la conquista, lo que hace mediante un ritual que se trata de perseguir a la hembra, la muerde o golpea el espaldar. El macho se encarama sobre las espaldas de la hembra para copular. Luego, el macho extrae su miembro masculino, que se encuentra inserto en la cola gruesa y produce unos sonidos parecidos a unos crujidos.

La hembra, para poder concebir se tarda un tiempo hasta de cuatro años, conservando el semen en un órgano del oviducto, que es el paso hacia los ovarios.

Se tratan de especies que alcanzan la longevidad; llegan a la madurez sexual luego de diez años. Las especies de Testudo son ovíparas: ponen sus huevos en agujeros que cavan en el suelo, lo que hace la propia hembra.

Alimentación

El aspecto alimenticio de estos animales se basa en ingerir vegetales y hortalizas y plantas silvestres. Les gusta comer alfalfa, cardos, diente de león, llantén, plantago, trébol, madreselva, romero, salvia y melisa, entre otras plantas aromáticas. Otras especies también les agrada comer higos. Igual comen col, espinacas, brócoli y lechugas. Pueden consumir en ciertas ocasiones tomates y pepinos. Algunos de estos animales pueden llegar a ingerir animales muertos y carroña.

Lo más recomendable para alimentar a las tortugas moras es que los vegetales y hortalizas sean frescas, tales como: achicoria, achicoria roja, berros, canónigos de vegetales, que son especiales para su alimentación por su alto contenido en calcio, fósforo y fibras.

Sin embargo, si consumen grandes cantidades de fósforos o proteínas junto al calcio pueden causar deformaciones en el espaldar y en otros órganos internos. No se sugiere que coman frutas por su contenido de azúcar.

Se les debe mantener suficiente agua fresca que acuden regularmente a tomar y de paso aprovechan para bañarse.

Una mala alimentación en estos animales les causa escamas puntiagudas y estriadas en el espaldar, mientras que un espaldar liso y con forma ovada significa que tienen una buena alimentación.

Etología

En el aspecto de su etología, las tortugas moras, son especies dentro del reino animal denominadas ecotérmicos, lo que quiere decir no tienen la capacidad de producir, a causa de sus diferentes procesos metabólicos o fisiológicos su propio calor interno.

Entonces buscan exponerse al sol para obtener mediante los rayos ultravioletas la vitamina D, aumentar su temperatura corporal, necesaria para activar enzimas propias que actúan en los procesos digestivos.

Sentidos

Estas criaturas, especialmente la tortuga mora, gozan de poseer una vista prodigiosa, pueden diferenciar con facilidad las formas y colores, de hecho hasta las personas. Su sentido de orientar es concreto, en el caso que se lleven a otros lugares fuera de su territorio, a escasos días regresan.

Las tortugas mora, son extremadamente sensibles a las sacudidas de la tierra, a pesar que no tienen un sentido del oído muy desarrollado, pero, si tienen una capacidad impresionante para buscar comida y parejas para sus actos sexuales.

Arte y cultura

La tortuga mora desde tiempos legendarios se ha considerado un animal para la alimentación y como una especie útil. Sin embargo, su caparazón lo obtenían para darle utilidad como un especial objeto de uso diario, igual en joyería y cajas de resonancia para instrumentos de tipo musical

La mitología griega, cuenta que Hermes fue el inventor de la lira, cuando un buen día encontró una tortuga dentro de una cueva, la mato, y su caparazón junto a unas cuerdas de tripa de oveja y dos cuernos de antílope, lo convirtió en un maravilloso instrumento musical.

Desde el inicio del arte y la literaria, se cuenta con una gran cantidad de personificaciones de tortugas, siendo una de ellas la especie T. graeca. La tortuga mora, dentro de la literatura, es un personaje que siempre está presente cuando se habla de longevidad y el alma, muy conocida en la leyenda de Esopo, La Liebre y la Tortuga de Aquiles.

(Visited 131 times, 1 visits today)

Deja un comentario