Tortugas: Características, origen, caparazón y más

Comparte este artículo

Las tortugas, son especies legendarias que se caracterizan por ser calmadas y tranquilas, pero, con un gran sentido de sapiencia. Existen tortugas terrestres y otras marinas, su alimentación varía del hábitat a donde se encuentren. Culturalmente son vistas como especies mitológicas basadas en su caparazón.

Tortugas

Las tortugas, quelonios, o testudines, son animales que pertenecen a las especies de los reptiles que tienen cuatro extremidades cortas, mandíbulas sin diente y su cuerpo está resguardado de un caparazón duro, de donde asoman la cabeza, extremidades y la cola. Son los reptiles más legendarios que existen en el planeta hasta la presente fecha.

Las tortugas son animales ovíparos que preparan sus nidos dentro de la tierra, a donde incuban sus huevos. Aunque es una especie de animal, que no tienen dientes, poseen un enérgico y fuerte pico que lo utilizan para comer.

Esta especie se clasifican en dos tipos de tortugas: las que se encuentran entre el grupo de las acuáticas y otras terrestres, y de acuerdo a estudios sobre estos animales, se ha determinado que existen en el planeta tierra desde el período Triásico, lo que quiere decir desde hace aproximadamente 200 millones pasados, compartían su estadía con los dinosaurios.

Características

Las tortugas bien sean las marinas o terrestres tienen sus características parecidas, entre las más significativas se tiene que la columna vertebral, está adherida a la parte dorsal del caparazón. Su formación ósea adherida con la columna vertebral se conforma de distintas placas que incrementan su tamaño de acuerdo a los años.

Las tortugas son especies ectotérmicos, lo que quiere decir que su función metabólica, depende de la temperatura externa que presente el ambiente. Estos animales, cambian de piel, que lo hacen paulatinamente, así como ocurre con los escudos que tienen en su caparazón.

Esta especie, para conseguir que su caparazón sea duro y fuerte se exponen por varias horas en el día al sol, para defenderse de otros animales depredadores; en cuanto a los diferentes tonos y formas, son diversas en cada subespecie, género y el medio ambiente y el clima a donde se encuentren.

La estructura del caparazón, la forma y tonos se debe de acuerdo a la especie que pertenezcan. Están formados por gruesas placas óseas internas, que se adhieren fuertemente a las vértebras así como a las costillas, estas placas son cartilaginosas, que además contienen abundante calcio.

El caparazón está compuesto por dos partes: el espaldar, parte superior o dorsal, tiene cinco hileras de placas, y el otro denominado plastrón es la parte inferior o ventral.

Las tortugas que tienen caparazón blando, son las proveniente sde la familia Trionychidae, así como la tortuga denominada nariz de cerdo, Carettochelys insculpata. Igualmente la tortuga marina laúd, Dermochelys coriácea, posee un caparazón que está reforzado con muchas láminas óseas de tamaño pequeñas.

Las otras especies de tortugas, poseen un caparazón compuesto por placas óseas con escudos queratinosos. Estas placas no cuadran en números, ni tampoco en posición ni tamaño con los escudos, lo que muestra dureza y resistencia de esta clase de caparazón.

Las tortugas marinas, a pesar que tienen un caparazón duro, no podrían conseguir respirar por su caja torácica, lo que hacen a través de sus músculos abdominales que bombean la faringe, con un movimiento del diafragma.

Igualmente, se conoce que estas especies marinas, tienen un sistema que pueden sostener el oxígeno por un buen tiempo, así como ha desarrollado otras formas de hacerlo. Se tiene que ciertas especies de tortugas, tienen la habilidad de absorber agua por su ano, extraen el oxígeno y lo llevan hasta los pulmones. Se ha comprobado que estas especies pueden respirar mediante su piel, e inclusive por la lengua.

Entre sus características las tortugas tienen una cabeza grande y cuatro extremidades, las que ocultan dentro del caparazón si se sienten en peligro.

Sus ojos, tienen la capacidad de diferenciar los colores, aunque no tienen una visión muy precisa. Las tortugas marinas tienen el pico de una forma dura y puntiaguda, sus patas delanteras las tienen parecida a aletas las que utilizan para impulsarse dentro del agua.

Las tortugas al llegar adultas, puede medir aproximadamente 30 centímetros de ancho, sin embargo, existen unas especies con más tamaño.

Tipo de huevo y desarrollo embrionario

Los huevos de las tortugas están envueltos por una membrana conocida como vitelina, la que contiene la yema del huevo, tres capas de albumen y cutícula.

Los huevos de las tortugas poseen dos membranas de separación a saber: una gruesa capa de albúmina y la concha calcárea.

Para explicar Cómo se reproducen las tortugas, debemos describir que la incubación se lleva a cabo en hoyos que excavan en la tierra y los incuban en ambientes naturales, que además están expuestos a diversas condiciones climáticas, como la temperatura y humedad, básicos para el crecimiento del embrión que se encuentra dentro del huevo, haciendo así posible el crecimiento del huevo. El calor es un factor necesario, que es recibido por la luz solar.

Según sea la especie, los huevos pueden tardar entre 70 y 120 días para romper el huevo y de origen a una nueva criatura.

Se conoce el caso de la tortuga terrestre asiática montesa Manouria emys, la que preparó su nido en un aproximado de 50 centímetros de alto con tierra y hojas.

Los embriones de las tortugas, debido a su metabolismo, emanan gases respiratorios, que por su proceso de difusión atraviesan los poros de la cáscara del huevo calcárea y entre las fibras de las membranas del huevo.

En un proceso importante para el crecimiento del embrión que se encuentra dentro del huevo, debido a que si los gases se acumulan dentro del huevo, pueden causar la muerte del embrión, se puede llegar a fragmentar las membranas del huevo, previo a que el embrión se desarrolle completamente.

El metabolismo de los embriones que poseen las tortugas, obedecen a la temperatura y otras condiciones climáticas en donde se crían, como sucede con la gran parte de organismos ectotérmicos.

Según investigaciones realizadas por expertos en el tema, determinan que el factor de la temperatura es determinante en el sexo del embrión que crece dentro del huevo, entonces, se tiene que de acuerdo a las distintas temperaturas, son las encargadas de establecer las cantidades de machos y de hembras, en una sola puesta.

De igual manera, es importante señalar que las variaciones bruscas de las temperaturas si no son adecuadas, pueden afectar el crecimiento del embrión produciendo anormalidad y mortalidad de los embriones.

Ecología

Debido a que el metabolismo de las torturas es pausado, las especies marinas pueden mantenerse sin respirar por buen tiempo. Mientras que en climas templados entran en el proceso de hibernación de tortugas. 

Las tortugas son especie, que son longevas, se conoce el caso de una tortuga que llegó a vivir muchos años, conocida con el nombre de Harriet, hábito en Galápagos de Charles Darwin, nació en el año 1830 y dejó de existir el 25 de junio del año 2006, alcanzó a vivir 176 años.

Entonces, en cuanto al aspecto de la longevidad de las tortugas, es un tema que ha permanecido curioso para el hombre, se tienen datos de casos de tortugas que han llegado a vivir por más de 100 años.

En el caso de las tortugas marinas, se tienen casos que han conseguido vivir entre 150 y 200 años, mientras que otras especies han permanecido vivas entre 80 y 100 años.

Como hemos mencionado en párrafos anteriores, existen tortugas de hábitat terrestre y otras de hábitat marino y agua dulce. Igualmente, algunas de estas especies pueden vivir un tiempo en tierra y otro en agua dulce.

Las tortugas de hábitat terrestre poseen extremidades en forma de dedos, mientras que las especies acuáticas las extremidades son aletas, o en su defecto dedos cubiertos por una membrana. El tiempo que pueden permanecer en el agua oscilan entre 60 segundos a una hora.

Origen y evolución

La primera especie asociada a las tortugas es un reptil, Eunotosaurus, quien tenía una capacidad entre las costillas, que funcionaba como apoyo en la respiración y ventilación a los músculos torácicos.

Luego, aparece Pappochelys, que se caracteriza por poseer una gastralia, que significa una estructura anatómica de origen dérmico, ubicada en la parte ventral de ciertos vertebrados. Más tarde, aparece Eorhynchochelys, un género del antepasado directo de las tortugas. Una especie marina que no tiene caparazón.

La tortuga más longeva que se conoce es Odontochelys, la que habitó en Asia meridional en el Triásico, hace aproximadamente 200 años, por lo que se presume que las tortugas pertenecen al grupo de reptiles más arcaicos, si se quiere más longevo que los lagartos y serpientes.

En sus orígenes las tortugas eran especies terrestres, que a los 100 millones de años luego que aparecieron, y tras el paso de 50 millones se convirtieron en especies acuáticas. Las tortugas marinas, tenían un plastrón bien formado, sin embargo el espaldar era arcaico.

Se trataba de una tortuga arcaica, que tenía un caparazón similar a las especies de hoy día, sin embargo, tenía dientes en el paladar, con cabeza, cola y patas que no podían encogerse dentro del caparazón, sin embargo, estaban resguardadas por espinas.

Por mucho tiempo, se mantuvo que las tortugas eran la única especie que sobrevivió originaria de la familia de reptiles, especies de tortugas en peligro de extinción, eran conocidos como Anapsida o Parareptilia,  se caracterizan por carencia de fosas temporales, o pares de agujeros que se encuentran en la parte trasera del cráneo, las tortugas con esta característica,  se presume que pertenecían a esta especie.

Pero, desde los años 90, muchas investigaciones dirigidas al aspecto genérico, señalaron que las tortugas deberán de registrarse dentro de los diápsidos, debido a que están vinculados con los arcosaurios a saber: cocodrilos, dinosaurios y aves.

A pesar que otros estudiosos de los años 2012 al 2015, se fundamentan en otros principios, que deben ser clasificados dentro de los lepidosaurios, a saber: lagartos, serpientes y tuátaras, como familia más próximos, y no necesariamente a los arcosaurios.

Los diápsidos, se refiere a reptiles que tienen características como poseer dos fosas temporales o dos agujeros detrás del cráneo. Les recomendamos Gallotia galloti

Durante el año 2015, una investigación se dedicó al estudio de un cráneo de Eunotosaurus, siendo un supuesto antecesor de las tortugas, develó que erróneamente fue clasificado como anápsido, y que sus fosas tupidas por diversos huesos, como es el caso de la fosa superior que estaba obstruida por presencia del hueso supratemporal, y la fosa inferior por el escamosal.

Luego con el descubrimiento de Pappochelys y Eorhynchochelys, géneros de las tortugas, específicamente diápsidos, que quiere decir de las especies de reptiles, muestran que estas especies de las tortugas pertenecen a Diapsida, y que su cráneo característico de las tortugas tenía afinidad evolutiva.

Las tortugas en las culturas del mundo

Las tortugas son una especie que representan ser popularmente calmadas, tranquilas y sabias. Quizás se debe a su longevidad, sus movimientos pausados y su aspecto plegadas, son un icono con el que identifican lo longevo y sereno, lo que ocurre en diversas culturas a nivel mundial.

Igualmente, las tortugas representan un papel significativo dentro de las mitologías, la longevidad, la sapiencia y mitos de creación, que son utilizadas sus figuras en temas de biología marina y el ecologismo.

Siendo muy popular la fábula de Esopo es la tortuga y la liebre,  donde el escritor menciona la gran paciencia de la tortuga para ganarle a la libre. Mientras tanto, los romanos, denominaron tortuga a una creación para protegerse, parecido a su caparazón. Es un diseño de escudos, que protegían a los solados. Luego, una máquina medieval le colocaron el nombre de tortuga.

En China, culturalmente su icono es la tortuga, la que es representada por una cabeza de serpiente, y la otra parte por sus patas. Los caparazones de tortugas eran empleados por los antepasados chinos en la dinastía Shang para actividades de adivinanza.

En Japón, mantienen la creencia cultural, que la tortuga se encuentra en el paraíso para los inmortales y significa la longevidad, atrae la buena suerte y la ayuda. Igual es figura de Kumpira, el Dios del pueblo marinero.

Para la mitología hindú mantienen la creencia que el mundo está descansando encima de las espaldas de cuatro elefantes que están parados sobre el caparazón de una tortuga. En la cultura hinduista Akupara, se trata de la tortuga que lleva el mundo encima de su espalda, protegiendo la tierra del mar.

El santuario de Sri Kurmam en Andhra Pradesh, India, está dedicado a la tortuga gigante. Kurmavatara, es igual Kasyapa, que quiere decir la estrella del norte, la primera criatura viviente, padre de Vishnu el defensor. Mientras que el plastrón, personifica el mundo terrenal, y el caparazón el mundo sublime, lo divino.

De acuerdo a la mitología norteamericana la tortuga lleva sobre su espalda el mundo. De acuerdo a las creencias Cheyenne, el espíritu del gran creador Maheo, mezcla fango que agarra con el pico hasta que lo extiende de una manera que, una arcaica tortuga es la única que puede apoyarlo sobre su espalda.

En la cultura Mohawk, los temblores o movimientos telúricos, se deben como un signo de que la tortuga del mundo, se está expandiendo por el gran peso que lleva encima. Los indios de Norteamérica emplean peines elaborados a base del caparazón de la tortuga para señalar el margen que existe entre la vida y la muerte.

Igualmente, mantienen la creencia que el árbol cósmico, nace en la columna vertebral de la tortuga. En Polinesia, la imagen de la tortuga es usada para hacerse tatuajes de guerra, como una tradición usada por los guerreros, señalando que la tortuga es la sombra de los dioses, y el señor de los océanos.

Alimentación

Ahora veremos qué comen las tortugas, son especies que varían su alimentación dependiendo de su habita. Cuando se trata de las criaturas terrestres, son únicamente herbívoras, consumen verduras, frutas, hortalizas, y hasta pasto. Otras comen insectos, caracoles y lombrices. Además comen mínimas piedras que le proveen calcio.

Mientras que las tortugas marinas, tienen otra clase de alimentación, son carnívoras y omnívoras, se alimentan de peces, moluscos, algas, esponjas, crustáceos y corales. Muchas pueden consumir pequeños y medusas.

Una característica particular en la alimentación de las tortugas, es que tienen un metabolismo de pausada acción, es decir, requieren de extensos lapsos  de tiempo para digerir adecuadamente los alimentos. En ciertos ambientes desérticos, las tortugas tienen la capacidad de racionar el consumo de agua dentro de su vejiga.

La dieta y su morfología

Hablando de su alimentación, se puede observar que estas especie de tortugas, tiene una gran adaptación, a lo que consumen, y su disposición de la mandíbula como su boca. Existen tipos de tortugas de agua, entre las que están las tortugas que tienen dientes (tortugas verdes) con la capacidad de arrancar las algas y el pasto marino, al tanto que las otras subespecies, como la tortuga boba, tiene una enorme presión en sus mandíbulas, lo que les ayuda a quebrar conchas y caracoles de mar.

Igualmente, se conocen las tortugas, conocidas como laúd, que tienen un pico puntiagudo con la capacidad de perforar a las medusas y otras especies marinas.

(Visited 102 times, 1 visits today)

Deja un comentario