Animales vivíparos: Características, desarrollo y más

Comparte este artículo

Los animales vivíparos son todos aquellos cuyos embriones se desarrollan en el vientre de las hembras de la especie. ¡En este post aprenderás todo lo que hay que saber de estos fascinantes animales!

Los animales vivíparos, ¡Un grupo fascinante!

Características generales de los animales vivíparos

La característica principal de los animales vivíparos es que, al momento del nacimiento, las crías se encuentran bien desarrolladas, lo que implica que el desarrollo de la cría se desarrolla dentro del vientre de la madre.

Los seres humanos estamos clasificados como animales vivíparos, pues recibimos de nuestras madres el oxígeno y nutrientes necesarios para desarrollarnos en el vientre antes del nacimiento.

El viviparismo placentario, en el que el feto recibe el oxígeno y nutrientes a través de una placenta, es el más común entre los mamíferos y les ofrece a las crías una mayor protección en comparación con los animales ovíparos.

Otra de las características de los animales vivíparos es que, durante la etapa de desarrollo, las crías son menos vulnerables a los depredadores y los ovovivíparos no tienen una cubierta exterior dura, como ocurre en los animales ovíparos.

Clasificación de los animales vivíparos

Los animales vivíparos se clasifican, según su forma de reproducción, en tres grupos principales: Vivíparos Placentarios, Vivíparos Marsupiales y Ovovivíparos.

Animales Vivíparos Placentarios

Los animales vivíparos placentarios son aquellos que reciben los nutrientes y oxígeno para su desarrollo de una placenta, que es un órgano que se adhiere al útero y se extiende durante el proceso de gestación para darle cabida al feto.

El aparato reproductor de los vivíparos placentarios esta dotado de un canal exclusivo para la reproducción, el cual llega directamente al útero, en el caso de las hembras.

Los machos tienen un órgano reproductor genital que tiene una función reproductiva, que es empleado durante el proceso de la copulación con la hembra, dando inicio al proceso de fecundación. Algunos ejemplos de esta clasificación son el ser humano, los elefantes, la ballena, los delfines y el perro.

Animales Vivíparos Marsupiales

Los animales vivíparos marsupiales nacen sin estar completamente desarrollados, por lo que deben completar su desarrollo fuera del útero de la madre, en una bolsa externa llamada marsupio, que cumple funciones similares a las de la placenta.

El feto de los marsupiales no se encuentra fijado al útero a través de la placenta, aunque algunas especies de marsupiales, como el Dasyurus, tienen un órgano que funciona como “falsa placenta”, cuya estructura está vascularizada y permite una mejor alimentación de la cría. El ejemplo más común de un vivíparo marsupial es el canguro, también podemos mencionar el koala, el demonio de Tasmania y las zarigüeyas.

Animales Ovovivíparos

Esta clasificación comprende unas especies de animales cuya reproducción es una mezcla entre el viviparismo y el oviparismo, ya que se gestan dentro de un huevo que la hembra de la especie incuba dentro de su cuerpo, el cual mantiene dentro de ella hasta que eclosiona.

La eclosión de estos huevos se produce instantes antes del nacimiento de la cría, o también puede producirse de forma simultánea, y la principal característica de este grupo es que la cría permanece en el huevo, dentro del vientre de su madre, hasta que está completamente desarrollado. Como ejemplos de animales ovovivíparos podemos mencionar:

  • Tiburón blanco: Es una de las especies de tiburón de mayor tamaño. La hembra de la especie no expulsa los huevos en el nacimiento, sino que las crías eclosionan dentro del vientre de la madre y luego nacen cuando ya están completamente desarrollados.
  • Mantarraya: La manta gigante tiene un período de gestación superior a los doce meses y tienen de una a dos crías por camada. Un dato curioso es que los machos deben matar a sus rivales de cortejo para poder acceder a la hembra que han elegido.
  • Ornitorrinco: Aunque el ornitorrinco es considerado un mamífero pone huevos, por lo que cae en esta clasificación.
  • Boa constrictor: Las boas se aparean durante la temporada de lluvias y el proceso de desarrollo embrionario dura varios meses. Los huevos eclosionan dentro del cuerpo de la hembra y las crías nacen ya desarrolladas.

Si te parece interesante el contenido de este post, tal vez quieras conocer algunas características de las especies invasoras en México que te sorprenderán, por lo que te invitamos a leer este interesante artículo, lleno de información relevante y actualizada de este tema.

El desarrollo embrionario en el reino animal

En virtud de poder ampliar la comprensión de los animales vivíparos, es recomendable repasar los conceptos y clasificaciones de los animales según su desarrollo embrionario.

El desarrollo embrionario el período de tiempo y los diferentes procesos que ocurren desde la fecundación, crecimiento y desarrollo de la cría y que culmina con el nacimiento del nuevo animal. Con base a la reproducción sexual animal, podemos establecer tres grandes grupos de especies, según su proceso de desarrollo embrionario:

  1. Animales Vivíparos: Como ya hemos señalado anteriormente, los animales vivíparos son los que el desarrollo embrionario ocurre en el vientre de la madre, luego de haber sucedido la fecundación entre el macho y la hembra.
  2. Animales Ovíparos: Los animales ovíparos también se desarrollan mediante un proceso de fecundación interna, diferenciándose de los vivíparos en que el desarrollo embrionario ocurre dentro de un huevo, fuera del vientre de la madre.
  3. Animales Ovovivíparos: Los animales clasificados como ovovivíparos, como ya hemos señalado, también son producto de un proceso de fecundación interna y el desarrollo embrionario se produce dentro de un huevo, pero, en este caso, dentro del cuerpo de la hembra.

Ejemplos de los diferentes tipos de animales vivíparos

A continuación, te daremos un listado de animales vivíparos, clasificados según su hábitat natural, para que puedas obtener mucha más información acerca de este importante grupo del reino animal:

Mamíferos Vivíparos: Ejemplos

Casi el 100% de los mamíferos somos vivíparos, salvo unas contadas excepciones como los monotremas, como el equidna y el ornitorrinco.

  • Mamíferos vivíparos terrestres: El perro, el gato, la vaca, el cerdo, el elefante, el chimpancé, la jirafa, la rata, el hámster, el conejo, el tigre, el jaguar y el león.
  • Mamíferos vivíparos acuáticos: El delfín, la ballena azul, el cachalote, la orca y el narval.

Peces Vivíparos: Ejemplos

Los peces vivíparos más comunes, que son clasificados como ovovivíparos, son las especies de los guppies, los platys y los mollys, como el Poecillia reticulata, Poecilia sphenops, Xiphophorus maculatus, el Dermogenys pusillus y el Norhamphus liemi.

Anfibios Vivíparos: Ejemplos

Los dos animales más representativos entre los anfibios vivíparos, pertenecen al orden de los Caudata, también conocidos popularmente como urodelos, específicamente, el tritón y la salamandra

Reptiles Vivíparos: Ejemplos

Aunque la gran mayoría de las especies de reptiles son ovíparos, al igual que los anfibios, existen algunas especies de reptiles que son clasificadas como vivíparas. Ejemplos de los reptiles vivíparos podemos mencionar a las boas (Boidae), las serpientes marinas (Hydrophiinae), y también la especie de la serpiente cascabel (Crotalus).

Si te parece interesante el contenido de este post, tal vez quieras conocer de dónde proviene la energía eléctrica, por lo que te invitamos a leer este interesante artículo, lleno de información relevante y actualizada de este tema.

Las plantas vivíparas son una curiosidad de la naturaleza

¿Cómo evolucionaron los animales vivíparos?

La mayoría de los autores científicos comparten la idea de que los animales vivíparos y la viviparidad, en general, han evolucionado partiendo de las condiciones ancestrales de la oviparidad y la lecitrofia (que implica que los nutrientes son transmitidos por medio de la yema).

La viviparidad como condición, que comparten todas las especies animales que se encuentran dentro de esta clasificación, pueden rastrearse hasta la aparición de los primeros mamíferos, teoría basada en la existencia de especies de reptiles y peces que son animales vivíparos.

Se presume que los agentes impulsores de este proceso de evolución, fueron, entre otros, la vulnerabilidad de las crías de los ovíparos, que se encuentran en riesgo permanente ante sus depredadores y los climas extremadamente fríos de algunos hábitats.

La viviparidad vino a resolver la vulnerabilidad de las crías ante los depredadores y las duran condiciones de las crías en los climas más fríos, ya que, al estar desarrollándose el embrión en el vientre de la madre, este recibe todo el calor, los nutrientes y el oxígeno que necesita y está protegido contra ataques.

Curiosidades de los Vivíparos: Las plantas vivíparas

También existen en la naturaleza las especies de plantas vivíparas, y se les denomina así a aquellas especies cuyas semillas germinan antes de desprenderse de la planta progenitora.

Una vez que ya han sido germinadas, las nuevas plantas caen al suelo y comienzan a echar raíces en el mismo sitio donde habita la planta madre, lo que no les permite colonizar grandes extensiones de territorio.

En muchos de los manglares, para citar un ejemplo, las semillas germinan y se desarrollan adheridas a la planta madre, autoabasteciéndose de su propia energía, para luego caer al agua, que la transportará hasta su nuevo hogar donde podrá echar raíces.

Algunas plantas frutales, aunque no son vivíparas estrictas, algunos de sus “hijos” deciden comenzar su proceso de germinación dentro de la fruta, aprovechando los nutrientes de la planta madre para poder desarrollarse. Este fenómeno de viviparidad selectiva es común entre algunas especies de fresas, tomates, papaya, mango, calabaza, y la manzana.

La viviparidad en las plantas puede clasificarse como pseudoviviparidad y viviparidad estricta, propiamente dicha, y se diferencian entre sí, pues son dos estrategias reproductivas distintas.

La pseudoviviparidad es una reproducción vegetativa o clonal, donde brotan unos bulbillos en la planta, pero deben ocurrir en el eje sexual de la planta madre, en el lugar que deben ocupar las estructuras sexuales.

La viviparidad, por otra parte, es un mecanismo de reproducción sexual, pues la semilla no tiene dormancia ni latencia, por lo que la nueva planta embrionaria se desarrolla completamente antes de romper el tegumento que recubre la semilla.

En algunos casos, la planta embrionaria crecerá lo suficiente, pero sin llegar a romper el pericarpio del fruto antes de que se produzca la separación de la planta madre.

Si te parece interesante el contenido de este post, tal vez quieras conocer acerca de la dureza del agua, por lo que te invitamos a leer este interesante artículo, lleno de información relevante y actualizada de este tema. Si te interesa aprender mucha más información sobre los animales vivíparos, no dejes de ver el siguiente video.

(Visited 51 times, 1 visits today)

Deja un comentario