Cataratas en perros: ¿Qué son y cómo tratarlas?

Comparte este artículo

Te enseñaremos todo lo que tienes que saber acerca de las cataratas en perros, cómo detectarlas y cómo tratarlas. ¡Quédate con nosotros, no te arrepentirás!

Conoce acerca de cómo tratar esta enfermedad.

Cataratas en perros

Existen problemas oculares muy diversos en los cánidos, pero quizá uno de los que más puede llamar nuestra atención es la catarata, pues observaremos que el ojo del perro se torna blanquecino con un tono azulado y que el can, al perder visión, sufre algunas inseguridades.

Además, las cataratas son la causa más común de ceguera en perros. Si crees o sabes que tu perro tiene cataratas, no te desanimes, ya que existen varias formas de mejorarlas e incluso eliminarlas mediante cirugía.

¿Qué son las cataratas?

Las cataratas pueden definirse como la pérdida de transparencia de la lente que ayuda a ver mejor, el cristalino. Cuando éste tiene una rotura en su tejido, llega a producir opacidad y debido a esto, causa una visión borrosa.

Suele ser habitual que la aparición de cataratas en los perros se deba al paso de la edad. No obstante, otros factores pueden ser golpes, heridas, inflamación del ojo, diabetes o algún tipo de trastorno hereditario que den paso a la aparición de esta enfermedad.

Observaremos que el ojo del perro presenta manchas o una gran mancha blanca y azulada. Además, veremos que el can se vuelve más sensible a la luz, mostrando una notable molestia cuando la luz incide directamente en sus ojos.

Es de suma importancia que sean tratadas lo más pronto posible, esto debido a que mientras más tiempo pase llegan a tener más densidad, aumentando la posibilidad de que nuestra mascota pierda la visibilidad total sin que haya forma de volver atrás.

Hoy en día, el tratamiento para eliminar las cataratas en perros es la cirugía. Pero también existen tratamientos no quirúrgicos que, aunque no las curan definitivamente, pueden ayudar a mejorarlas. Tanto la cirugía como los tratamientos alternativos los comentaremos más adelante en este mismo artículo. El precio de la operación de cataratas en perros ronda los 2400€

Causas de cataratas en perros

Las causas de las cataratas en perros, es decir, lo que puede provocar una rotura de las fibras del cristalino del ojo, pueden ser de naturaleza variada. Como bien hemos mencionado anteriormente, es posible que se deban por golpes, heridas o simplemente por vejez. Las cataratas causadas por algún problema aparte de la vejez, suelen llamarse “cataratas secundarias”.

Cuando las cataratas resultan ser secundarias, producidas por otro problema, nos encontramos con que pueden deberse a un traumatismo, a una inflamación que no se ha tratado adecuadamente o a enfermedades sistémicas como la diabetes. Sin embargo, resulta que, la mayoría de las veces, las cataratas son hereditarias, apareciendo en perros jóvenes y no en mayores o ancianos como podríamos pensar.

Lista de causas posibles

Te dejamos algunas de las causas de forma más detallada para que puedas saber bien por qué ocurre esta enfermedad:

  • Carencias nutricionales: Si un cachorro no es alimentado adecuadamente, puede llegar a desarrollar un principio de cataratas. Afortunadamente, suelen detenerse según va creciendo, si es alimentado correctamente.
  • Diabetes: Una de las causas más frecuentes de cataratas en perros. Los estudios más recientes nos dicen que un 75% de los perros diabéticos sufren o sufrirán cataratas.
  • Genética: La mayoría de las cataratas en perros son de tipo hereditario y es por esto que su aparición no necesariamente está ligada a la edad del animal. En este sentido la raza juega un papel muy importante.
    • Algunas de las razas con una predisposición genética a sufrir cataratas suelen ser: Bichón Frisé, Bobtail, Boston Terrier, Caniche Miniatura, Cocker americano, Golden retriever, Huskys siberianos, Lhasa apso, Pequinés, Schnauzer miniatura, Shih tzu. No obstante, es una enfermedad que puede llegar a afectar a cualquier raza de perro, inclusive, a los sin raza.
  • Intoxicación: No es tan frecuente, pero también se pueden dar casos de aparición de cataratas como reacción a algunos productos químicos (productos para repeler pulgas, naftalina o algunos medicamentos).
  • Lesiones: Las cataratas en perros también pueden producirse por una lesión que ha dañado el ojo. Provocadas por arañazos, objetos extraños que se hayan podido incrustar en el ojo del perro, (este tipo de lesión es más frecuente en perros de caza y/o que se internan entre la maleza). Una herida, rozadura, o cualquier tipo de percance serio en el ojo, puede dañar la integridad de la cápsula del cristalino ocasionando la catarata.
  • Enfermedad: Las dolencias del ojo, como la uveítis o el glaucoma, pueden ocasionar cataratas como daño colateral y viceversa, una catarata también puede causar algunos tipos de uveítis y glaucoma. Las tres patologías están estrechamente relacionadas.
  • Vejez: El caso más común y quizás el que más casos tiene, es el producido por la vejez. Suelen comenzar a partir de los 6 a 8 años; estadísticamente no suelen ser graves, pero igualmente pueden afectar la visión en una parte.

¿Cómo tratarlas?

Habitualmente, el veterinario se encarga de realizar un examen físico, mediante el cual podrá determinar si el can presenta un caso de cataratas o de una esclerosis nuclear. El especialista podrá realizar otras pruebas con el objetivo de confirmar el diagnóstico.

Una vez dado con el positivo, el veterinario procederá a realizar el tratamiento que es el mismo que suele ser dado en las personas y que pasa por cirugía. La operación consiste en la extracción de la zona dañada, es decir, el cristalino.

Posteriormente lo sustituirá por una lente intraocular. Con esto lo que se busca es que las cataratas no tengan la posibilidad de aparecer nuevamente. Esta intervención quirúrgica se realiza mediante anestesia general y no es común que se presenten complicaciones.

Existen tratamientos más conservadores, los cuales no llegan a tratar las cataratas, pero si llegan a ralentizar su progreso y evitan el desprendimiento de retina. Con esto también se llega a tratar la posibilidad de alguna infección. Uno de estos tratamientos consiste en aumentar la cantidad de vitaminas A, C y E en la alimentación de la mascota. Si este artículo fue de su agrado, le recomendamos gratamente que visite nuestro artículo sobre síntomas de rabia en perros

 

(Visited 13 times, 1 visits today)

Deja un comentario